Escrito Y Publicado Con Amor Cristiano

 

La María Del Catolicismo De Hoy En Día

Dan Corner

Se concede el permiso para reproducir este artículo,

pero sin alterar su contenido en ninguna manera.

 


Mucha confusión existe en relación a la doctrina del actual Catolicismo, especialmente desde el Concilio Vaticano II. Desde ese Concilio, la iglesia Católica en 1992 registró la propiedad literaria de sus pensamientos doctrinales en un volumen titulado, "Catecismo de la Iglesia Católica". En lo que se refiere a este volumen, el Papa Juan Pablo II ha escrito:

El Catecismo de la Iglesia Católica es finalmente ofrecido a todo hombre que nos pida razón de la esperanza que hay en nosotros (cf. 1 Pedro 3:15) y que quiera conocer lo que la Iglesia Católica cree (Constitución Apostólica "Fidei Depositum", p. 11 de la edición en español del Catecismo de la Librería Juan Pablo II, 1993; esta es la edición empleada para todas las citas).

 

Aún más, el Papa Juan Pablo II escribió lo siguiente acerca de su utilización: 

 

Pido, por tanto, a los pastores de la Iglesia y a los fieles, que reciban este Catecismo con un espíritu de comunión y que lo utilicen constantemente cuando realizan su misión de anunciar la fe y llamar a la vida evangélica (p. 11).

Por lo tanto, todas las enseñanzas encontradas en sus páginas tienen la aprobación del Papa en cuanto a las enseñanzas oficiales de la Iglesia Católico-Romana desde el Concilio Vaticano II. Las siguientes citas con respecto a María se hallan todas en ese libro. (El número al principio de la cita es el número del párrafo. El número de la página está al final de la cita. Los énfasis en negrita son míos a no ser que se especifique lo contrario).


 

María Fue Redimida Desde el Momento de su Concepción;

María fue Preservada del Pecado Original

491 A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María, "llena de gracia" por Dios, había sido redimida desde el momento de su concepción. Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:

... la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha del pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano (p. 115).

 

María Permaneció Libre de Pecado Personal

493 Los Padres de la tradición oriental llaman a la Madre de Dios. "la Toda Santa" ("Panaghia"), la celebran como "inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura" (LG 56). Por la gracia de Dios, María permaneció libre de cualquier pecado personal durante toda su vida. (p. 116).

 

María no Cometió Ningún Pecado Durante Toda su Vida

508 De la descendencia de Eva, Dios eligió a la Virgen María para ser la Madre de Su Hijo. Ella, "llena de gracia", es "el fruto excelente de la redención" (SC 103): desde el primer instante de su concepción, fue totalmente preservada de la mancha del pecado original y permaneció pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida. (p. 119)

María no Cometió Pecado y fue Co-Redentora con Cristo; María fue la Causa de su Propia Salvación, así Como También de la de Todo el Género Humano; Nosotros Tenemos Vida por Medio de María

494 ... Así dando su consentimiento a la palabra de Dios, María llegó a ser Madre de Jesús y, aceptando de todo corazón la voluntad divina de salvación, sin que ningún pecado se lo impidiera, se entregó a sí misma por entero a la persona y a la obra de su Hijo, para servir, en su dependencia y con él, por la gracia de Dios, al Misterio de la Redención (cf. LG 56):

Ella, en efecto, como dice S. Ireneo, "por su obediencia fue causa de la salvación propia y de la de todo el género humano". Por eso, no pocos Padres antiguos, en su predicación, coincidieron con él en afirmar "el nudo de la desobediencia de Eva lo desató la obediencia de María. Lo que ató la virgen Eva por su falta de fe lo desató la Virgen María por su fe". Comparándola con Eva, llaman a María "Madre de los vivientes" y afirman con mayor frecuencia: "la muerte vino por Eva, la vida por María" (LG 56). (p. 116)

 

 

María es la Madre de Dios

495 ...  En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente "Madre de Dios" (Theotokos). (p. 117)

 

La Virginidad de María es Perpetua

499 La profundización de la fe en la maternidad virginal ha llevado a la Iglesia a confesar la virginidad real y perpetua de María incluso en el parto del Hijo de Dios hecho hombre. En efecto, el nacimiento de Cristo "lejos de disminuir consagró la integridad virginal" de su madre (LG 57). La liturgia de la Iglesia celebra a María como "Aeiparthenos", la "siempre-virgen". (p. 118)

510 María "fue Virgen al concebir a su Hijo, Virgen durante el embarazo, Virgen en el parto, Virgen después del parto, Virgen siempre" (p. 119)

 

Jesús fue el Único Hijo de María,

pero Ella es la Madre Espiritual de Todos

501 Jesús es el Hijo único de María. Pero la maternidad espiritual de María se extiende (cf. Juan 19,26-27; Apocalipsis 12,17) a todos los hombres a los cuales, Él vino a salvar: "Dio a luz al Hijo, al que Dios constituyó el mayor de muchos hermanos (Romanos 8,29), es decir, de los creyentes, a cuyo nacimiento y educación colabora con amor de madre" (LG 63) (p. 118). 

507 María es a la vez virgen y madre porque ella es la figura y la más perfecta realización de la Iglesia (cf. LG 63): "La Iglesia se convierte en Madre por la palabra de Dios acogida con fe, ya que, por la predicación y el bautismo, engendra para una vida nueva e inmortal a los hijos concebidos por el Espíritu Santo y nacidos de Dios. También ella es virgen que guarda íntegra y pura la fidelidad prometida al Esposo" (LG 64) (p. 119).

 

María Colaboró en la Salvación Humana

511 La Virgen María "colaboró por su fe y obediencia libres a la salvación de los hombres" ...  Por su obediencia, ella se convirtió en la nueva Eva, madre de los vivientes. (p. 119)

 

La Iglesia Está en María

829 "La Iglesia en la Santísima Virgen llegó ya a la perfección, sin mancha ni arruga. En cambio, los creyentes se esfuerzan todavía en vencer el pecado para crecer en la santidad. Por eso dirigen sus ojos a María"(LG 65): en ella la Iglesia es ya enteramente santa. (p. 198)

 

María es la Madre y el Hijo en la Obra de la Salvación; María se Unió a Sí misma con el Sacrificio de Jesús Soportando la Intensidad de Su Sufrimiento

964 El papel de María con relación a la Iglesia es inseparable de su unión con Cristo, deriva directamente de ella. "Esta unión de la Madre con el Hijo en la obra de salvación se manifiesta desde el momento de la concepción virginal de Cristo hasta su muerte" (LG 57). Se manifiesta particularmente en la hora de su pasión:

La Bienaventurada Virgen avanzó en la peregrinación de la fe, y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz. Allí, por voluntad de Dios, estuvo de pie, sufrió intensamente con su Hijo y se unió a su sacrificio con corazón de madre que, llena de amor, daba su consentimiento a la inmolación de su Hijo como víctima. Finalmente, Jesucristo, agonizando en la cruz, la dio como madre al discípulo con estas palabras: "Mujer, ahí tienes a tu hijo"(Juan 19,26-27) (LG 58) .

 

María fue Llevada Corporalmente al Cielo Como Reina del Universo; La Asunción de María es

Parte de la Resurrección de Jesús

966 "Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida terrenal, fue llevada a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores, y vencedor del pecado y de la muerte" (LG 59...). La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos... (p. 227)

 

María es Co-Salvadora en la Restauración de

la Vida Sobrenatural de la Humanidad

968  Pero su papel con relación a la Iglesia y a toda la humanidad va aún más lejos. "Colaboró de manera totalmente singular a la obra del Salvador por su fe, esperanza y ardiente amor, para restablecer la vida sobrenatural de los hombres. Por esta razón es nuestra Madre en el orden de la gracia" (LG 61). (p. 227)

 

La Intercesión de María Desde el

Cielo Trae Dones de Salvación; María es

Abogada, Auxiliadora, Socorro y Mediadora

969 "Esta maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia, desde el consentimiento que dio fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz, hasta la realización plena y definitiva de todos los escogidos. En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna ... Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora" (LG 62) (p. 227).

 

María no Disminuye la Única Mediación de Cristo

970 "La misión maternal de María para con los hombres de ninguna manera disminuye o hace sombra a la única mediación de Cristo, sino que manifiesta su eficacia."... (p. 227)

 

La Devoción a María es un Elemento Esencial del Culto Cristiano; los Fieles Van a María en sus Momentos de Peligro y Necesidades; El Resumen del Todo el Evangelio es el Rosario, el Cual Expresa Devoción a María 

971 "Todas las generaciones me llamarán bienaventurada" (Lucas 1,48): "La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano" (MC 56). La Santísima Virgen "es honrada con razón por la Iglesia con un culto especial. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos, se venera a la Santísima Virgen con el título de 'Madre de Dios', bajo cuya protección se acogen los fieles suplicantes en todos sus peligros y necesidades ... Este culto ... aunque del todo singular, es esencialmente diferente del culto de adoración que se da al Verbo encarnado, lo mismo que al Padre y al Espíritu Santo, pero lo favorece muy poderosamente"(LG 66); encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios (cf. SC 103) y en la oración mariana, como el Santo Rosario, "síntesis de todo el Evangelio" (cf. Pablo VI, MC 42) (p. 228).

 

La Iglesia Venera a María

972 Después de haber hablado de la Iglesia, de su origen, de su misión y de su destino, no se puede concluir mejor que volviendo la mirada a María para contemplar en ella lo que es la Iglesia en su Misterio, en su "peregrinación de la fe", y lo que será al final de su marcha, donde le espera, "para la gloria de la Santísima e indivisible Trinidad", "en comunión con todos los santos" (LG 69), aquella a quien la Iglesia venera como la Madre de su Señor y como su propia Madre... (p. 228)

 

María Colaboró con Todo lo que Jesús Llevó a Cabo

973 Al pronunciar el "fiat" de la Anunciación y al dar su consentimiento al Misterio de la Encarnación, María colabora ya en toda la obra que debe llevar a cabo su Hijo. Ella es madre allí donde El es Salvador y Cabeza del Cuerpo místico. (p. 229)

 

María Ahora Participa en la Gloria de la Resurrección de Su Hijo

974 La Santísima Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, en donde ella participa ya en la gloria de la resurrección de su Hijo, anticipando la resurrección de todos los miembros de su Cuerpo. (p. 229)

 

María es Madre de la Iglesia y Ejerce su Papel Maternal Desde el Cielo

975 "Creemos que la Santísima Madre de Dios, nueva Eva, Madre de la Iglesia, continúa en el cielo ejercitando su oficio materno con respecto a los miembros de Cristo (SPF 15). (p. 229)

 

La Iglesia en el Paraíso Está Centrada Alrededor de Jesús y María

1053 "Creemos que la multitud de aquellas almas que con Jesús y María se congregan en el paraíso, forma la Iglesia celestial... (p. 246)

Las Oraciones y Buenas Obras de María y de los Santos Ayudaron a su Propia Salvación

y Cooperaron en la Salvación de Otros 

1477 "Pertenecen igualmente a este tesoro el precio verdaderamente inmenso, inconmensurable y siempre nuevo que tienen ante Dios las oraciones y las buenas obras de la Bienaventurada Virgen María y de todos los santos que se santificaron por la gracia de Cristo, siguiendo sus pasos, y realizaron una obra agradable al Padre, de manera que, trabajando en su propia salvación, cooperaron igualmente a la salvación de sus hermanos en la unidad del Cuerpo místico" (Pablo VI, ibid). (p. 341)

 

María es Ejemplo de Santidad de la Iglesia

2030 ... De la Iglesia [el cristiano] aprende el ejemplo de la santidad; reconoce en la Bienaventurada Virgen María la figura y la fuente de esa santidad... (p. 450)

 

Usar Inadecuadamente el Nombre de María es Una Violación del Segundo Mandamiento

que Prohíbe Abusar del Nombre de Dios 

2146 El segundo mandamiento prohíbe abusar del nombre de Dios, es decir, todo uso inconveniente del nombre de Dios, de Jesucristo, de la Virgen María y de todos los santos. (p. 475)

 

María es Alabada Porque Ella Conoce la Humanidad que Jesús Desposó 

2675 ... En los innumerables himnos y antífonas que expresan esta oración, se alternan habitualmente dos movimientos: uno "engrandece" al Señor por las "maravillas" que ha hecho en su humilde esclava, y por medio de ella, en todos los seres humanos (cf Lc 1, 46-55); el segundo confía a la Madre de Jesús las súplicas y alabanzas de los hijos de Dios ya que ella conoce ahora la humanidad que en ella ha sido desposada por el Hijo de Dios. (pp. 580-581)

 

Los Católicos Rezan a María, el Arca de la Alianza; María es la Morada de Dios Entre los Hombres 

2676 Este doble movimiento de la oración a María ha encontrado una expresión privilegiada en la oración del Ave María: ... María, en quien va a habitar el Señor, es en persona la hija de Sión, el arca de la Alianza, el lugar donde reside la Gloria del Señor: ella es "la morada de Dios entre los hombres" (Ap 21, 3). "Llena de gracia", se ha dado toda al que viene a habitar en ella y al que entregará al mundo. (p. 581)

 

Nosotros Podemos Encomendar Nuestras Preocupaciones y Peticiones a María; María es la Madre de la Misericordia, la Santísima; Debemos Entregar "la Hora de Nuestra Muerte" Enteramente a su Cuidado; Después de la Muerte, (Aquellos que Entren al Paraíso) Son Guiados a Jesús por María 

2677 ... Porque nos da a Jesús su hijo, María es madre de Dios y madre nuestra; podemos confiarle todos nuestros cuidados y nuestras peticiones: ora para nosotros como oró para sí misma: "Hágase en mí según tu palabra" (Lc 1, 38). Confiándonos a su oración, nos abandonamos con ella en la voluntad de Dios: "Hágase tu voluntad"...Pidiendo a María que ruegue por nosotros, nos reconocemos pecadores y nos dirigimos a la "Madre de la Misericordia", a la Virgen Santísima. Nos ponemos en sus manos "ahora", en el hoy de nuestras vidas. Y nuestra confianza se ensancha para entregarle desde ahora, "la hora de nuestra muerte". Que esté presente en esa hora, como estuvo en la muerte en Cruz de su Hijo y que en la hora de nuestro tránsito nos acoja como madre nuestra (cf Jn 19, 27) para conducirnos a su Hijo Jesús, al Paraíso. (p. 581)

 

La Oración a María es Exaltada; Nosotros Podemos Orar con y a María 

 

2679 María es la orante perfecta, figura de la Iglesia. Cuando le rezamos, nos adherimos con ella al designio del Padre, que envía a su Hijo para salvar a todos los hombres. Como el discípulo amado, acogemos (cf Jn 19, 27) a la madre de Jesús, hecha madre de todos los vivientes. Podemos orar con ella y a ella. La oración de la Iglesia está sostenida por la oración de María. Le está unida en la esperanza (cf LG 68-69). (p. 582)

 

La Iglesia Encomienda Súplicas y Alabanzas a María

2682 En virtud de su cooperación singular con la acción del Espíritu Santo, la Iglesia ora también en comunión con la Virgen María para ensalzar con ella las maravillas que Dios ha realizado en ella y para confiarle súplicas y alabanzas. (p. 582)


38 Hechos Acerca de María, Según el Catolicismo

1.    María fue redimida desde el momento de su concepción.

2.    María fue preservada del pecado original.

3.    María permaneció libre del pecado personal.

4.    María no cometió ningún pecado y fue co-redentora con Cristo.

5.    María fue la causa de su propia salvación, y la de la raza humana.

6.    Tenemos vida por medio de María.

7.    María es madre de Dios.

8.    María fue una virgen perpetua.

9.    Santiago y José fueron hijos de otra María.

10.           Jesús fue el único hijo de María, pero ella es la madre espiritual de todos.

11.           María colaboró en la salvación humana.

12.           La Iglesia está en María.

13.           La Madre y el Hijo están unidos en la obra de la salvación.

14.           María se unió con el sacrificio de Jesús al soportar la intensidad de Su sufrimiento.

15.           Después de su muerte, María ascendió corporalmente al Cielo como reina del universo.

16.           La asunción de María es parte de la resurrección de Jesús.

17.           María es co-salvadora en la restauración de la vida sobrenatural de los hombres.

18.           La intercesión de María desde el Cielo trae dones de salvación.

19.           María es abogada, auxiliadora, socorro y mediadora. 

20.           María no disminuye la mediación única de Cristo.

21.           La devoción a María es esencial en el culto cristiano.

22.           Los fieles van a María en sus tiempos de peligros y necesidades.

23.           La síntesis del todo el evangelio es el rosario, y expresa devoción a María.

24.           La iglesia venera a María.

25.           María cooperó con todo lo que Jesús llevó a cabo.

26.           María ahora comparte la gloria de la resurrección de su Hijo.

27.           Maria es madre de la iglesia.

28.           La Iglesia en el Paraíso se centra alrededor de Jesús y de María.

29.           Las oraciones y buenas obras de María y de los santos ayudaron a su propia salvación y cooperaron con la salvación de otros.

30.           María es ejemplo de la santidad y modelo de la iglesia.

31.           Usar inadecuadamente el nombre de María es una violación del segundo mandamiento que prohíbe abusar del nombre de Dios.

32.           Los católicos deben rezarle a María, el arca de la alianza.

33.           Podemos encomendar nuestros cuidados y peticiones a María.

34.           María es la madre de la misericordia, la santísima.

35.           Debemos entregar "la hora de la muerte" enteramente a su cuidado.

36.           La oración a María es exaltada.

37.           Podemos orar con y hacia María.

38.           La Iglesia encomienda súplicas y alabanzas a María.


¿Quien Soy, Según Las Creencias Católicas Actuales?

1.    Yo soy sin pecado, tengo toda santidad, los Cristianos deben orar a mí en tiempos de peligros y necesidades.

2.    Yo ascendí corporalmente y la iglesia en el Paraíso se centra sobre mí y sobre alguien más.

3.    Yo soy la causa de mi propia salvación tanto como de la salvación de todo el género humano.

4.    Se me redimió desde el momento de mi concepción.

5.    Yo soy el arca de la alianza y la morada de Dios entre los hombres.

6.    Mi nombre, si se usa indebidamente, es una violación del segundo mandamiento.

7.    La síntesis de todo el evangelio expresa devoción a mí.

8.    Yo abogo, auxilio, socorro y medio.

9.    Ustedes tienen vida por medio de mí.

10.                       A mí me alaban y me veneran.

11.                       La devoción a mí es básica para el culto cristiano.

12.                       Yo soy la madre de Dios, la madre de las misericordias, la siempre virgen reina del Cielo, la nueva Eva, la hija de Sión, yo cooperé en la Obra del Salvador.

 

(Comentario: si usted nunca había leído las enseñanzas Católicas oficiales antes mencionadas sobre María, como muchos, usted podría haber pensado que 11 de los 12 puntos estaban describiendo al Señor Jesús).

 


 

Examinemos Esos Puntos Sobre María Desde Una Perspectiva Bíblica 

1. Una de las glorias exclusivas de Dios está declarada en el siguiente Pasaje:

Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción, pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios... (Romanos 3:22,23, Nueva Versión Internacional). 

Sólo Dios es sin pecado, lo que incluye a Jesús, mientras que todas las otras personas han pecado. Ninguna excepción se halla en la Biblia para María. Asimismo, más de 50 veces se declara a Dios como o Santísimo en la Biblia. María nunca es identificada de esta manera; según la Palabra de Dios, tampoco debemos orar a María (en ninguna de sus advocaciones: la Virgen de Guadalupe, la Virgen de San Juan de los pobres, la Virgen de Fátima, o cualquier otra virgen, ni a ningún santo o ángel), sino solamente al Padre Celestial y al Señor Jesús.

2. No hay ningún rastro de evidencia en la Biblia de que María haya ascendido corporalmente al cielo.

3. Según el Libro de Apocalipsis, la Iglesia en el Paraíso está centrada alrededor del Padre Celestial y de Jesús (Apocalipsis 4:2 - 5:10), sin ninguna mención de María, ni aún de la forma más ligera.

4. No hay ningún rastro de evidencia en la Biblia de que María fuese la causa de su propia salvación ni de la salvación de la raza humana. En ningún mensaje de salvación, que esté registrado en la Biblia, se menciona a María por nombre, ni tampoco siquiera implícitamente.

5. No hay ningún rastro de evidencia en la Biblia de que María fuese redimida desde el momento de su concepción. Toda la evidencia lleva a concluir que ella no fue de ninguna manera diferente a cualquier persona que necesita perdón y salvación.

6. No hay ningún rastro de evidencia en la Biblia de que María sea el arca de la alianza.

7. No hay rastro de evidencia en la Biblia de que usar indebidamente el nombre de María sea una violación del Segundo Mandamiento. (De hecho, es realmente el Tercer Mandamiento el que prohíbe el mal uso del nombre de Dios. El Segundo Mandamiento prohíbe el hacer imágenes e inclinarse ante ellas. Ver Éxodo 20:4-7). Incluir el nombre de María, o de cualquier otro humano, en la categoría del nombre de Dios es rebajar a Dios hasta un plano meramente humano.

8. El evangelio, que es el plan de salvación, no menciona a María ni de la manera más leve:

Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que recibieron y en el cual se mantienen firmes. Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano. Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras... (1Co. 15:1-4).

9. En la Biblia, el Abogado y Mediador es Jesús (1 Juan 2:1; 1Ti. 2:5) y el Auxiliador es el Señor (Heb. 13.6), sin ninguna mención de María siendo de estas cosas; ni tampoco es Auxiliadora.

10. A través de todo el Nuevo Testamento Jesús es llamado vida (Juan 14:6; 8:12; 6:35; 1 Juan 5:12, etc.). No hay ninguna mención en la Biblia de María siendo vida.

11. Sin ninguna duda, el culto cristiano no tiene nada que ver, ni en la forma más leve, con la devoción a María. Por favor vea Juan 4:23,24.

12. No hay ninguna mención en la Biblia de que María haya sido venerada, llamada madre de Dios, madre de misericordias, siempre virgen, reina del Cielo, la nueva Eva, la hija de Sión o la cooperadora en la obra del Salvador. (La única reina del Cielo mencionada en la Biblia, era una diosa pagana por la que los israelitas tuvieron problemas con Dios. Ver Jeremías 7:18-20; 44:17-30).

 

El Verdadero Plan De Salvación

El verdadero plan de salvación está concisamente establecido en la Biblia como arrepentimiento ante Dios y fe en Cristo Jesús (Hechos 20:21). Debemos producir fruto manteniendo nuestro arrepentimiento (Mt. 3:8) y probar nuestro arrepentimiento con nuestras acciones (Hechos 26:20). "Arrepentirse" significa apartarnos de nuestros malos caminos (Mt. 12:41 con ref. a Jonás 3:10). Todo árbol que no da buen fruto será cortado y echado en el fuego (Mt. 3:10; 7:19). El Señor Jesús también enseñó que el camino a la vida es "difícil" y que solamente unos "pocos" lo hallan (Mt. 7:13,14, Reina Valera 1960). El Señor declaró que hay SOLAMENTE 2 puertas, 2 caminos, 2 grupos de personas y 2 destinos eternos (Mt. 7:13-14). Por lo tanto, no siga a la multitud porque está andando por el camino que conduce al fuego eterno, aun cuando pueda no saberlo. También, muchos se salvan, pero después se extravían (Lc. 8:13; Juan 6:66; 1 Timoteo 1:19). En otras palabras, después de la salvación inicial debemos perseverar hasta el "fin" para entrar en el reino de Dios y escapar del lago de fuego (Mateo 10:22; Hebreos 3:14; Apocalipsis 2:10,11). La vida Eterna llega al que se arrepiente en el momento en que cree en Jesús para su salvación (Juan 3:16; 6:47; 1 Juan 5:12,13), pero hay otro aspecto importante de la vida eterna que muchos ignoran totalmente en nuestros días por causa de otra falsa enseñanza que es comúnmente llamada "una vez salvo, siempre salvo". Según la enseñanza de la gracia verdadera y bíblica, la vida eterna es también una ESPERANZA (Tito 3:7), pero que está aun por ser SEGADA (Gálatas 6;8,9) en el MUNDO VENIDERO (Marcos 10:30) solamente por aquellos que PERSISTAN EN HACER EL BIEN (Romanos 2:7) y NO SE CANSEN NI DESMAYEN (Gálatas 6:9).

También, recuerde esto: Si una persona salva siembra para satisfacer su naturaleza pecaminosa, morirá espiritualmente (Romanos 8:13; Gálatas 6;8,9). El hijo pródigo es un claro ejemplo de esto (Lucas 15:24,32). El resultado final del pecado es la muerte espiritual. NO SE DEJE ENGAÑAR por los maestros que enseñan que "una vez salvo, siempre salvo" (Santiago 1:14-16). Debemos continuar creyendo (CONFIANDO) en Jesús para la salvación de nuestra alma a fin de entrar en el Reino de Dios. Jesús describió a sus "ovejas" como sus "seguidores" (Juan 10:27). Santiago declaró que la fe sin obras es "muerta" (Santiago 2:17).

En conclusión, el Jesús de nuestra hora presente no es un bebé que está recostado en un pesebre o un infante que necesita ser llevado en los brazos de su madre. Él es un adulto que exitosamente destruyó las obras del diablo (1 Juan 3:8). El es el "Señor de gloria" resucitado (1 Co. 2:8), ante el cual cada rodilla se doblará y cada lengua confesará que él es Señor (Filipenses 2:9-11). Jesús tiene el ÚNICO nombre en el cual se encuentra la salvación (Hechos 4:12), es el ÚNICO mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2:5) y es el juez de los vivos y de los muertos (Hechos 10:42; 2 Timoteo 4:1; 1 Pedro 4:5). La Biblia nos aconseja que vayamos directamente a Él para el perdón y que CONFIEMOS en Él solamente para la salvación de nuestra alma.


Regrese a Alcance Evangelístico
www.alcanceevangelistico.org