Escrito y Publicado en Amor Cristiano

Seis Datos para la Consideración
de los Sabatistas del Sábado

Dan Corner

Sólo se permite la reproducción se se hace en la totalidad del artículo.

Información para los Adventistas del Séptimo Día

1. Cada uno de los Diez Mandamientos fue restablecido en el Nuevo Testamento con la excepción de uno, aquel que habla del Día del Sabbath como día santo.

Algunas veces se piensa que Heb. 4:4 y 4:9,10 se escribieron para demostrar que el mandamiento del Sabbath fue restablecido en el Nuevo Testamento (NT) meramente porque contiene la palabra "sabbath". Leamos este pasaje:
Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo. Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones. Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día. Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas (Heb. 4:4-10).
Por favor observe: ¡Ese pasaje sólo menciona un "reposo del Sabbath", pero no el guardar el Sabbath, como se le ordenó a Israel en el Antiguo Testamento! Más aún, este "reposo del Sábado" no puede igualarse a guardar el Sabbath, porque aún los Israelitas que lo guardaron, no entraron en este "reposo." Un Cristiano encuentra su reposo espiritual en Cristo. (Mt. 11:28). Sólo el 4to mandamiento, el cual es ceremonial más que moral, no fue restablecido en el Nuevo Testamento, el pacto bajo el cual estamos ahora.

2. El mandamiento del Sabbath fue un memorial para los que habían sido libertados de la esclavitud en Egipto.

El mandamiento del Sabbath fue dado tan pronto Israelitas fueron libertados por Moisés. Lea acerca de cuando cruzaron el Mar Rojo en Exodo 14. Exodo 19:1 ocurrió sólo tres meses después de que ellos salieran de Egipto, con Exodo 20 (cuando fueron dados los Diez Mandamientos) siguiendo inmediatamente.

Exodo 20:1-17 se repite en Deut. 5:6-21, donde Moisés expone POR QUE vino y A QUIENES fue dado el mandamiento del Sabbath.

"Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que JEHOVÁ tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual JEHOVÁ tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo" (Deut. 5:15).
Como la Pascua era un festival memorial anual para que los Judíos celebraran en memoria de Dios, quien pasó sobre las casas de los Israelitas en Egipto, mientras los primogénitos de los Egipcios eran heridos de muerte (Ex. 12:14-30), el Sabbath era también para que los Judíos recordaran semanalmente su liberación histórica de la amarga esclavitud en Egipto, Deut. 5:15. El mandamiento del Sabbath, por lo tanto, no fue una "ordenanza relacionada con la creación" como algunos dicen, de acuerdo a Deut. 5:15.

3. A los Cristianos se les permite tomar su propia decisión en cuanto a un día especial.

"Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno está convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace....." (Rom. 14:5,6).
¡Si el mandamiento del Sabbath fuera puesto en vigor hoy como en el Antiguo Testamento, tal "libertad" no hubiera sido NUNCA permitida! ¿Podría usted imaginar tal "libertad" para levantar ídolos, para cometer adulterio, o para robar? Ya que estos últimos son claramente mandamientos (no idolatría, no adulterio, no robo), no hay tal "libertad" en cuanto a estos asuntos, en contraste con un día semanal especial para el Señor. Además recuerde, que cuando Pablo nos dio Romanos 14, él conocía Gen. 2:3 y el resto del Antiguo Testamento. ¡Entre los Sabatarianos del Sábado NO existe esta libertad Cristiana!

Col. 2:16,17 añade a todo esto al decir:

"Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero la realidad misma es de Cristo".
Si es cierto, como algunos dicen, que el Papa cambio el Sabbath de Sábado a Domingo, entonces ¿por qué algunos cristianos del primer siglo se reunían a veces los Domingos?:

El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan, y Pablo estuvo hablando a los creyentes. Como tenía que salir al dí siguiente, prolongó su discurso hasta la media noche (Hechos 20:7).
Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas (1 Cor. 16:2).

4. A los Gentiles Cristianos NO se les informó que guardaran el Sabbath (ni el rito de la circuncisión) cuando les fueron oficialmente transmitidas las prácticas y mandamientos por el concilio original de la iglesia.

En Hechos 15, el concilio de la primera iglesia se congregó alrrededor de una falsa doctrina de aquellos días:
"Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos," versículo 1.
Cuando los apóstoles del Señor redactaron su decisión acerca de la circuncisión para que los Gentiles lo leyeran, (Hechos 15:23-29), su silencio en cuanto a guardar el Sabbath Judío es significativo, especialmente cuando consideramos que romper el mandamiento del Sabbath en el Antiguo Testamento conllevaba muy serias consecuencias, incluyendo la muerte del que lo violentaba (Exo. 31:14-17 cf. Num. 15:32-36):

5. Pablo nos dice el verdadero propósito de Los Diez Mandamientos (ley) en Gal. 3:24 y Rom. 3:20.

"De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe."
"ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; ya que la ley solamente sirve para hacernos saber que somos pecadores."

6. Si el mandamiento del Sabbath tal y como le fue dado al pueblo de Israel está todavía en efecto, entonces el Señor Jesús hizo pecar a una persona por romper el mandamiento:

"Señor," le respondió el enfermo, "no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo." Jesús le dijo: "Levántate, toma tu lecho y anda." Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. Entonces los Judíos dijeron a aquel que había sido sanado: "Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho." El les respondió: "El que me sanó, él mismo me dijo, 'Toma tu lecho y anda' " (Juan 5:7-11).
El Señor Jesús le ordenó a aquel inválido, en un día de Sabbath, que tomara su lecho y caminara con él para ser sanado. Esto constituía "trabajo," de acuerdo al mandamiento del Antiguo Testamento sobre el Sabbath. Ya que el Señor del Sabbath no le ordenaría NUNCA a una persona que pecara, nosotros sabemos entonces que los Cristianos de hoy NO están bajo el mismo mandamiento que se le dio a Israel en Ex. 20:8-11, el cual lee:
"Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es día de reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó (Ex. 20:8-11).
Otra vez, lo que el Señor Jesús le dijo al hombre que hiciera era prohibido hacerlo en un día de reposo o de Sabbath, como los Judíos correctamente señalaron:
"Y era día de reposo aquel día. Entonces, los Judíos dijeron a aquel que había sido sanado: 'Es día de reposo. No te es lícito llevar tu lecho" (Juan 5:9,10).
Esta es Escritura exacta en la que tal cosa era prohibida:
"Así ha dicho Jehová: Guardaos por vuestra vida de llevar carga en el día de reposo y de meterla por las puertas de Jerusalén. Ni saquéis carga de vuestras casas en el día de reposo, ni hagáis trabajo alguno, sino santificad el día de reposo, como mandé a vuestros padres. Pero ellos no oyeron, ni inclinaron su oído, sino endurecieron su cerviz para no oír, ni recibir corrección. No obstante, si vosotros me obedeciereis, dice Jehová, no metiendo carga por las puertas de esta ciudad en el día de reposo, sino que santificareis el día de reposo, no haciendo en él ningún trabajo" (Jer. 17:21-24).
Los Judíos estaban en lo cierto en cuanto a que la ley de santificar el Sabbath, tal y como le fue dada a Israel, prohibía tales cosas. Pero el mandamiento del Sabbath del Antiguo Testamento no puede ser ya válido para los Cristianos. ¿Cuando fue que esto cambió? La respuesta se encuentra en Lc. 16:16:
"La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el Reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él."
Esta también es la razón por la que no vemos esta parte de los Diez Mandamientos restablecida en el Nuevo Testamento. Este punto no puede ser respondido por los Adventistas del Séptimo Día.

Los Sabatistas No Están Guardando El Sabbath Del Sábado

Los Sabatistas del Sábado alegan guardar el mandamiento del Sabbath tal y como le fue dado a Israel, pero en realidad, sólo guardan una regla modificada del Sabbath regulation, ¡lo cual no es guardarla completa! Abajo tenemos tres razones para demostrarlo:

(A) En el AT, cuando este mandamiento le fue dado a Israel y fue puesto en vigor, se mataba a la gente por violar el Sabbath (Ex. 31:14,15):

"Así que guardareis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días se trabajará, más el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá. Guardaran, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó" (Exo. 31:14-17).
Un hombre fue muerto por violar este mandamiento (Num. 15:32-36). Así que los mismos (Israel) que guardaban el Sabbath mataban a los viladores del Sabbath. ¡Los Sabatistas NO están haciendo esto!

(B) A los guardadores del Sabbath NO se les permitía encender fuego durante el día del Sabbath:

"No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo" (Ex. 35:3).
Si su calefacción en el invierno es automática a través de un horno, usted está violando este mandamiento. Si usted enciende su estufa en el día de reposo, está violando este mandamiento. Si usted tiene un calentador de agua automático, está violando este mandamiento. Finalmente, si usted enciende su auto en el día del Sabbath, usted también ha violado este mandamiento dado a Israel. Nota: Cuando usted enciende su auto, usted enciende una chispa de fuego que no existía momentos antes.

(C) En "CADA Sabbath" tiene que haber un holocausto:

"Mas el día de reposo, dos corderos de un año sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como ofrenda, con su libación. Es el holocausto de cada día de reposo, además del holocausto continuo y su libación" (Num. 28:9,10).
Este mandamiento del AT para los guardadores del Sabbath está claramente prohibido bajo el Nuevo Pacto a la luz del libro de Hebreos. Los primeros Cristianos no hacían esto, y por lo tanto, no guardaban el mandamiento del Sabbath como lo hacía el pueblo de Israel (Ex. 20:8-11 cf. Num. 28:9,10).

Los violadores del Sabbath NO serán echados en el lago de fuego

No hay ninguna Escritura en el Nuevo Testamento que establezca que los violadores del Sabbath serán echados en el lago de fuego. De otro lado, el Nuevo Testamento sí establece que los idólatras, asesinos, ladrones, avaros, sexualmente inmorales, mentirosos, etc. no podrán entrar al reino de Dios y serán lanzados al lago que arde con azufre (1 Cor. 6:9,10; Efe. 5:5-7; Gal. 5:19-21; Apoc. 21:8). Aún más, hay algunos, como los borrachos, etc. que no son mencionados en los Diez Mandamientos, y que experimentarán el mismo destino eterno, a menos que se arrepientan (1 Cor. 6:9,10; Gal. 5:19-21).

El hecho de que un Sabatista diga que uno TIENE que guardar la regla del Sabbath del Sábado para ser salvo, le coloca en la categoría de anatema según Gal. 1:8,9.

El Verdadero Plan De Salvación

Todavía más, el verdadero plan de salvación aparece concisamente establecido en la Biblia como arrepentimiento para con Dios, y fe en nuestro Señor Jesucriso (Hechos 20:21). Debemos hacer frutos dignos de arrepentimiento (Mat. 3:8) y demostrando nuestro arrepentimiento con las obras (Hechos 26:20). "Arrepentirse" significa volverse de sus malos caminos (Mat. 12:41 cf. Jonás 3:10). Todo árbol que no da fruto será cortado será y echado al fuego (Mat. 3:10; 7:19). El Señor Jesús también enseñó que el camino a la vida es "estrecho" y "pocos" son los que lo hallan (Mat. 7:13,14). El Señor declaró que SOLO hay 2 puertas, 2 caminos, 2 tipos de personas y 2 destinos eternos. Así que no siga las multitudes, porque van camino al fuego eterno, aunque no lo sepan.

Más aún, muchos se salvan, pero luego se apartan (Lc. 8:13; Jn. 6:66; 1 Tim. 1:19; etc.). En otras palabras, luego de la salvación, debemos perseverar hasta el "fin" para entrar al reino de Dios y escapar del lago de fuego (Mat. 10:22; Heb. 3:14; Apoc. 2:10,11). La vida eterna llega al arrepentido en el momento en que el mismo cree en Jesús para salvación (Jn. 3:16; 6:47; 1 Jn. 5:12,13), pero hay otro aspecto de la vida eterna que muchos ignoran por completo en nuestros días, por una falsa doctrina comunmente llamada "salvo, siempre salvo". De acuerdo a la verdadera y Bíblica doctrina de la gracia, la vida eterna es también una ESPERANZA (Tito 3:7), todavía para ser SEGADA (Gal. 6:8,9) en el SIGLO VENIDERO (Marc. 10:30) sólo para los que PERSISTEN EN HACER EL BIEN (Rom. 2:7) y SI NO SE CANSAN Y DAN POR VENCIDOS (Gal. 6:9).

También, recuerde esto: Si una persona siembra para satisfacer su naturaleza de pecado morirá espiritualmente (Rom. 8:13; Gal. 6:8,9). El hijo pródigo es un claro de ejemplo de esto (Luc. 15:24,32). El resultado final del pecado es muerte espiritual. NO SE DEJEN ENGAÑAR por los maestros de "salvo, siempre salvo" (Santiago 1:14-16). Debemos continuar creyendo (confiar) en Jesús para la salvación de nuestras almas para entrar en el Reino de Dios. Jesús describió sus "ovejas" como sus "seguidores" (Juan 10:27). La Biblia establece que la fe sin obras es "muerta" (Santiago 2:17).

En conclusión, Jesús destruyó exitosamente las obras del diablo (1 Juan 3:8). Jesús es el resucitado "Señor de gloria" (1 Cor. 2:8), ante el cual toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que El es el Señor (Fil. 2:9-11). Jesús tiene el UNICO nombre en el que se encuentra la salvación (Hechos 4:12), es el UNICO mediador entre Dios y los hombres (1 Tim. 2:5) y es el juez de los vivos y de los muertos (Hechos 10:42; 2 Tim. 4:1; 1 Pet. 4:5). Somos aconsejados en la Escritura para que vayamos directamente a El para perdón y CONFIEMOS sólo en El para la salvación de nuestras almas.

Ellen G. White

No intentamos ofender, pero si es usted Adventista del Séptimo Día, ¿sabía usted que Ellen G. White fue una falsa profeta, plagista y falsa maestra? Sus extraña enseñanza de que Cristo entró en el santuario celestial 1844 para llevar a cabo un juicio investigativo es una clara negación de la finalidad del sacrificio expiatorio en la cruz. Vea Jn. 19:30. Además, su enseñanza de que Satanás llevó nuestros pacados es una clara contradicción de la Escritura. (Isa. 53:6; 2 Cor. 5:21; 1 Ped. 2:24). Estas dos enseñanzas falsas diseminadas por la falsa profeta Ellen G. White aparecen en su libro The Great Controversy (La Gran Controversia) página 422 de la publicación en inglés de Pacific Press, Mountain View, CA, 1950.


Información para los Adventistas del Séptimo Día

Volver al Menú de "Cultos y Falsas Enseñanzas"

Volver a Alcance Evangelistico
www.alcanceevangelistico.org

Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

mailbox