El mensaje de la prosperidad

(Falsa doctrina en la Iglesia)

Dan Corner

Se autoriza su reproducción solamente en forma completa.

¡Muchas de las mismas clases de problemas doctrinales que existían en el cristianismo del primer siglo existen en nuestro día presente! Uno muy serio se centra en torno de la relación de la vida santa con la prosperidad material para el cristiano y su fe.

Maestros populares están diciendo que, como somos cristianos, no se nos debiera negar la prosperidad material, ya que es parte de nuestros derechos de redención. Tales maestros defienden la búsqueda de lo material y hasta miden el nivel de nuestra fe por nuestras posesiones (¡El mundo también mide el éxito por nuestras posesiones materiales!). En otros términos, estos maestros de la "palabra" dicen que la "fe Volkswagen" (auto básico) de uno no está tan desarrollada o no es tan agradable a Dios como la "fe Cadillac" (auto de lujo) de otro (¡personalmente escuché esto enseñado en la radio!).

Hace cerca de 1930 años, Pablo le escribió al pastor-maestro Timoteo con respecto a este mismísimo tema-el cristiano y las posesiones materiales. Habló de aquellos "que piensan que la religión es un medio de obtener ganancias. Es cierto que con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero sólo si uno está satisfecho con lo que tiene. Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos. Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso. Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores. Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad." (1 Timoteo 6:5-11).

Esta es una clara refutación del popular y agradable a los oídos "Mensaje de Prosperidad" y, por tanto, un pasaje muy importante para nuestro tiempo, como lo era en el de Timoteo. Por favor, note las siguientes tres observaciones provenientes de este pasaje.

¡En ninguna parte de las Sagradas Escrituras lo temporal y material es exaltado en importancia! ¡En lugar de esto, las almas han de ser nuestra meta!! Como "soldados" del ejército del Señor, debiéramos estar dispuestos a sufrir pérdida, ser perseguidos y hasta morir por esta causa, como lo hizo Esteban (Hechos 7:59, 60). Pablo dijo: "Así que todo lo soporto por el bien de los elegidos, para que también ellos alcancen la gloriosa y eterna salvación que tenemos en Cristo Jesús," 2 Timoteo 2:10. "Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles." (1 Corintios 9:22b). "No busco mis propios intereses sino los de los demás, para que sean salvos." (1 Corintios 10:33b). Este fue el objetivo y propósito del hombre que Dios usó para escribir la mitad de los libros del Nuevo Testamento. ¿No debiera ser también nuestro objetivo y propósito en esta vida? Ciertamente, hay una enorme diferencia entre los maestros de la Prosperidad de nuestro tiempo y Pablo, quien enseñó: "Así que, si [los cristianos] tenemos ropa y comida, contentémonos con eso." (¡jamás he escuchado a los maestros de la Prosperidad predicar un sermón sobre este versículo!).

Recuerde que los reales héroes de la fe "fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a espada: anduvieron de aquí para allá cubiertos con pieles de oveja y de cabra; destituidos [extremadamente pobres], afligidos, maltratados (de los cuales el mundo no era digno), errantes por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas de la tierra. Y todos éstos, habiendo obtenido aprobación por su fe ..." (Hebreos 11:37-39, Biblia de las Américas). Por favor note: el significado de la palabra griega traducida "destituido" es "carecer, sufrir necesidad, (estar en) carencia" [Concordancia Exhaustiva de Strong, Diccionario griego, p. 75, Nº 5302]. (Ver también Hebreos 13:5; Colosenses 3:1,2 y Proverbios 30:7-9).

Ciertamente, el "evangelio de la avaricia" ha distorsionado quiénes son los reales héroes de la fe cristiana, para no mencionar, aún más seriamente, la promoción del pecado espiritualmente mortal de la AVARICIA. Lector, por favor sépalo: Si usted es avaro, necesita arrepentirse y ser salvo (1 Corintios 6:9,10; Efesios 5:5,6; Colosenses 3:5; compare Apocalipsis 21:8).



Red:
www.alcanceevangelistico.org

Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

Cartas electronicas: pablo@alcanceevangelistico.org