Definiciones y orígenes de

“Una vez salvo, siempre salvo” 

--Dan Corner-- 

 

Si alguna vez ha discutido la doctrina de la seguridad eterna con sus proponentes, probablemente ha notado que hay algunas personas que tratan de hacer una distinción entre ésta y la perseverancia de los santos y algunos que no. Los que hacen tal distinción son a veces repelidos por que alguien se atreva a tratar de igualar la seguridad eterna con la doctrina calvinista de la perseverancia de los santos:

La doctrina calvinista de la perseverancia de los santos, por tanto, no ha de ser confundida con la doctrina moderna de la “seguridad eterna.” Los proponentes de esta doctrina, la cual a menudo encapsulan en la frase hecha “una vez salvo, siempre salvo,” aseveran que una decisión por Cristo fija nuestro destino eterno sin importar cuál pueda ser nuestra conducta subsiguiente. En este sentido, entonces, la seguridad eterna enseña una salvación no histórica: nuestro estado eterno no es afectado por acontecimientos históricos, habiendo sido fijado por nuestra decisión por Cristo. La doctrina de la perseverancia de los santos, en contraste, es una afirmación acerca de la historia. La verdadera conversión será demostrada a través de acontecimientos subsiguientes. 1

A la inversa, otros rechazan la perseverancia de los santos en favor de la seguridad eterna:  

La Biblia enseña la eterna seguridad del creyente nacido de nuevo y yo creo en ella. El hombre que ha confiado en Jesucristo tiene vida eterna y nunca perecerá. Pero la eterna seguridad del creyente no depende de su perseverancia. No conozco un solo versículo de la Biblia que diga nada acerca de los santos perserverando [sic], pero hay varios versículos bíblicos que mencionan el hecho de que los santos han sido preservados. La perseverancia es una cosa. La preservación es otra. No. Los santos no perseveran; son preservados... De modo que discrepo con todos los cinco puntos del calvinismo como Juan Calvino lo enseñó.  2

El quinto y último (gracias a Dios) punto del sistema calvinista es la Perseverancia de los Santos. Este último punto es a menudo confundido con la doctrina de la seguridad eterna o “una vez salvo, siempre salvo.” Pero tal no es el caso, pues ambos no tienen conexión alguna .... Como los otros “puntos,” la Perseverancia de los Santos es a veces llamada por otros nombres para añadir al confuso laberinto calvinista de la terminología TULIP. Algunos prefieren “perseverancia final,” aludiendo al significado subyacente al quinto punto. Otros recomiendan la “perseverancia de Dios” ya que “la perseverancia de los santos depende de la perseverancia de Dios.” La mayoría, sin embargo, están unidos en una cosa: que no es lo mismo que la seguridad eterna. No solamente algunos calvinistas se ofenden por el término, sino que hasta admiten que “debiera ser obvio que la doctrina calvinista de la perseverancia de los santos no es la misma cosa que ‘una vez salvo, siempre salvo.’” No obstante, algunos calvinistas que reconocen las implicaciones arminianas del término perseverancia lo cambian al escritural preservación; empero sus descripciones de su operación son las mismas que las de sus compañeros. Esto nos trae al punto de discriminación entre sistemas tan diametralmente opuestos como la Perseverancia de los Santos y la seguridad eterna. (cursivas suyas). 3

La misma doctrina, nombres diferentes

Empero hay aún otros partidarios que admiten prontamente que la seguridad eterna, la perseverancia de los santos y “una vez salvo, siempre salvo” son en esencia la misma cosa. El maestro reformado Steve Brown sostiene esta opinión:  

La doctrina es llamada por los bautistas, seguridad eterna o una vez salvo siempre salvo. Aquellos de nosotros que somos reformados la llamamos la perseverancia de los santos. Pero queremos decir la misma cosa. Y la doctrina establece que una vez que usted es salvo, siempre está salvo, que Dios le sostiene, que usted perseverará hasta el fin4

Muchos otros han dicho cosas similares: 

Charles Ryrie: 

.... seguridad eterna, preservación y perseverancia en realidad todas enseñan la misma conclusión final (a saber, que el verdadero creyente no perderá su salvación). 5

David J. Engelsma: 

La doctrina de la perseverancia de los santos, o “seguridad eterna,” como algunos la llaman, se sigue de la verdad de la gracia irresistible. 6

Los editores del libro de Pink:  

El libro ha sido titulado La seguridad eterna porque ese es el nombre dado hoy a la doctrina de la que trata este libro. Pero históricamente la doctrina era llamada Perseverancia de los Santos, y Pink mismo prefería este título. Pero sea que se la llame Seguridad Eterna o Perseverancia de los Santos, es la misma doctrina que ha sido sostenida a través de los años (las cursivas son de ellos). 7

Harold Camping: 

¿Puede uno perder la propia salvación? ... Veamos si podemos descubrir la enseñanza bíblica respecto del tema de la seguridad eterna, la cual es a veces llamada la perseverancia de los santos8

W. Boyd Hunt: 

... perseverancia se usa no en su sentido ordinario sino en un sentido técnico, para la doctrina calvinista de que Dios preserva hasta la salvación final a cada uno de los elegidos que Él llama y regenera. Popularmente expresado, esta es la doctrina de “Una vez salvo – siempre salvo.” 9

Arthur C. Custance: 

La Perseverancia de los Santos denota lo que hoy es comunmente referido como la eterna seguridad del creyente. Una expresión más adecuada podría ser la “Preservación de los Santos” ya que esto es más precisamente lo involucrado. La seguridad del creyente está ligada con la soberanía de Dios, la inmutabilidad de su propósito, y la constancia de su beneplácito. Es la fidelidad del Señor Jesucristo y no la fidelidad del creyente lo que garantiza esta seguridad. Ahora estos Cinco Puntos forman una unidad orgánica, un único cuerpo de verdad. Se basan en dos presuposiciones que la Escritura apoya abundantemente. La primera presuposición es la completa impotencia del hombre, y la segunda es la absoluta soberanía de la gracia de Dios. Todo lo demás se sigue (cursivas suyas). 10

Walter A. Elwell: 

Perseverancia ... el verbo es frecuente, siendo traducido “continuó diligentemente”, “dedicado,” “constante,” y la idea de persistencia, continuar, paciente aguante ocurre muy a menudo.... Sobre tales reaseguros podría basarse no solamente el aliento sino una doctrina de la seguridad eterna de cada creyente – “una vez cristiano, siempre cristiano.”  11

Esta es la perspectiva desde la cual este libro está escrito, esto es, que la doctrina de la seguridad eterna, la perseverancia de los santos, o Una Vez Salvo, Siempre Salvo todas significan lo mismo. Reducidas a su forma más simple estas enseñanzas dicen todas lo mismo, esto es, que una vez que una persona ha sido salvada, siempre permanecerá salvada. De aquí en más la sigla UVSSS se referirá a esta enseñanza. 

Varias descripciones y definiciones de UVSSS

Las descripciones de los términos son muy importantes. Debajo hay varias definiciones de esta doctrina, de diferentes fuentes.

Charles Stanley:  

La seguridad eterna es aquella obra de Dios en la cual él garantiza que el don de la salvación, una vez recibido, se posee para siempre y no puede perderse12

Charles C. Ryrie:  

Seguridad eterna. La obra de Dios que garantiza que el don de Dios (la salvación), una vez recibido, se posee para siempre y no puede perderse (cursivas suyas). 13

R. T. Kendall:  

Quienquiera que una vez cree verdaderamente que Jesús fue resucitado de entre los muertos, y confiesa que Jesús es Señor, irá al cielo cuando muera. “Una vez salvo, siempre salvo” significa que tal persona no puede perder su salvación. Se sigue, entonces, que irá al cielo cuando muera. Es una promesa absoluta exigible [sic]. No estamos diciendo una vez salvo, siempre obediente. No estamos diciendo una vez salvo, siempre perfecto. No estamos diciendo una vez salvo, siempre piadoso. Es una vez salvo, siempre salvo (cursivas suyas). 14

Vic Lockman: 

Aquellos que verdaderamente se arrepienten de sus pecados y confían en la muerte expiatoria de Cristo serán mantenidos en la fe por el poder de Dios. Es como si hubiesen abordado un tren sin paradas con rumbo al cielo. ¡Este tren de fe puede pasar por lugares oscuros y peligrosos, pero nunca dejará bajar antes de su glorioso destino a una persona que tiene una reserva! 15

H. A. Ironside: 

Cuando hablamos de la seguridad eterna del creyente, ¿qué queremos decir? Queremos decir que una vez que un pobre pecador ha sido regenerado por la Palabra y el Espíritu de Dios, una vez que ha recibido una nueva vida y una nueva naturaleza y ha sido hecho participante de la naturaleza divina, una vez que ha sido justificado de toda acusación ante el trono de Dios, es absolutamente imposible que tal hombre pueda jamás ser de nuevo un alma perdida. 16

David N. Steele y Curtis C. Thomas: 

La doctrina de la perseverancia de los santos no sostiene que todos quienes profesan la fe cristiana tienen certidumbre del cielo. Son los santos – aquellos que son separados por el Espíritu – quienes perseveran hasta el fin. Son los creyentes – aquellos a quienes les es dada verdadera fe viva en Cristo – quienes están seguros e idemnes en Él. Muchos que profesan creer caen, pero no caen de la gracia pues nunca estuvieron en la gracia. Los verdaderos creyentes caen en tentaciones, y cometen pecados graves, pero estos pecados no les hacen perder su salvación ni los separan de Cristo (cursivas suyas). 17

James Montgomery Boice:  

... gracia perseverante. Significa que Dios perseverará con aquellos a quienes él ha llamado a la fe en Cristo de modo que ninguno se perderá y que, porque él persevera con ellos, ellos también perseverarán, resistiendo y venciendo al mundo, a la carne, y al diablo, y así estando preparados para Jesús cuando él venga por ellos (cursivas suyas). 18

June Hunt: 

¿Qué es exactamente la seguridad eterna? Es la doctrina que los cristianos auténticos permanentemente poseen vida perdurable basados solamente en el don de la salvación dada por Dios ... Ahora entienda que la seguridad eterna es ciertamente una enseñanza. Es una doctrina principal de la iglesia que enseña que los cristianos permanentemente poseen vida perdurable basada solamente en el don de la salvación dada por Dios. 19

Adrian Rogers: 

Estamos hablando acerca de una persona que ha recibido a Cristo en su corazón por fe, quien se ha tornado un participante de la naturaleza divina, quien ha nacido dos veces, quien ha recibido el nuevo nacimiento. Esta persona nunca, nunca jamás puede volver a ser de nuevo un alma perdida20

John MacArthur: 

El punto no es que Dios garantice seguridad a todo el que diga que acepta a Cristo, sino que aquellos cuya fe es genuina probarán que su salvación es segura por perseverar hasta el fin en el camino de justicia (cursivas suyas). 21

Robert Thieme, Jr.: 

Permanecer en la gracia tiene que ver con la seguridad eterna. La seguridad eterna, entonces, es la inquebrantable relación con la integridad de Dios. Ni Dios, ni un hombre ni un ángel puede destruir la relación que comienza en la salvación. No hay pecado que podamos cometer. No hay actividad de nuestra parte que pueda neutralizarla o destruirla. Es algo que tenemos permanente y perfectamente tanto ahora como para siempre22

A. A. Hodge:

¿Cuál es la doctrina escritural concerniente a la perseverancia de los santos? “Ellos a quienes Dios ha aceptado en su amado, llamados efectivamente y santificados por su Espíritu, no pueden ni total ni finalmente caer del estado de gracia; sino que ciertamente perseverarán en éste hasta el fin, y serán eternamente salvos.”—“Confesión de fe,” Cap. xvii.; “Catecismo Mayor,” Pregunta 79 (cursivas suyas). 23

Dos posiciones dentro de UVSSS

De todas estas definiciones, uno debiera tener un entendimiento claro de lo que es la enseñanza de UVSSS. Antes de que prosigamos hacia el origen de UVSSS, es necesario establecer otro punto vital. Hay dos posiciones dentro de la teología de UVSSS.

La primera posición, de aquí en adelante referida como la posición extrema, es abrazada por maestros tales como Charles Stanley y Charles Ryrie. Su posición declara que luego de un momento de fe salvadora tal persona podría hasta tornarse un incrédulo, pero aún permanecería salvado.

La otra posición, de aquí en adelante referida como la posición moderada, es diseminada por John MacArthur y otros quienes especialmente suscriben la Confesión de Westminster. La posición moderada de UVSSS establece que una fe verdadera y salvadora durará para siempre. En otras palabras, un creyente verdadero no puede tornarse un incrédulo. La posición moderada también tiende a negar el concepto de cristianos carnales que es abrazado por la posición extrema de UVSSS.

El origen de UVSSS

UVSSS puede fácilmente remontarse a Juan Calvino (1509-1564) desde el Sínodo de Dort bajo la descripción de la perseverancia de los santos. Pero ¿sabía usted que ella, y otros puntos del calvinismo, pueden trazarse hasta más de mil años antes hasta Agustín de Hipona (354-430)? 

Este fue el tema en torno del cual Agustín estructuró su pensamiento durante la última mitad de su ministerio literario. Como él lo dijo: “Cualesquiera personas que son a través de las riquezas de la gracia divina exentas de la sentencia original de condenación son indudablemente traídas para oír el Evangelio, y cuando lo oyen son provocadas a creerlo, y son hechas asimismo persistir hasta el fin en la fe que obra por el amor, y si en cualquier tiempo se extraviasen, son recuperadas y enderezadas de nuevo.” Aquí están la Elección y la seguridad eterna.  24

Como consecuencia Agustín escribió dos tratados: el primero fue titulado Sobre la predestinación de los santos y el segundo Sobre el don de la perseverancia. En el primero, Agustín reafirmaba que la Predestinación no es en modo alguno basada en un mérito previsto en los elegidos. Todos los esfuerzos de un hombre con su propia fuerza para alcanzar santidad de vida aparte de la presencia del Espíritu Santo morando en él son en vano, y Agustín explicó por qué es así. En el segundo tratado Agustín mostró que la Perseverancia de los Santos, con lo cual significaba (en terminología moderna) la seguridad eterna del creyente, no depende de las buenas obras del creyente individual que pudieran resultar de su conversión, sino enteramente de la constancia e inmutabilidad del escoger electivo de Dios (cursivas suyas). 25

Desde Agustín esta doctrina [la perseverancia de los santos] ha servido como la estructura teológica dentro de la cual los teólogos han luchado con la pregunta de si uno permanece en la salvación y cómo. Agustín intodujo la idea de un donum perseverantiae: como un don divino, la perseverancia de los santos en la gracia era cierta. Calvino posteriormente fue el campeón de la doctrina al afirmar la perseverancia de los creyentes a través del poder y la fidelidad de Dios. Las confesiones reformadas, en particular los Cánones de Dort, enfáticamente adoptaron la perseverancia de los santos al negar que ellos pudiesen total o finalmente caer (cursivas suyas). 26

Las enseñanzas específicas de Agustín sobre la perseverancia, en parte, son como sigue:  

Hablamos de aquella perseverancia por la cual uno persevera hasta el fin. Si esta es dada, uno persevera hasta el fin; y si uno no persevera hasta el fin, no fue dada ... Ya que nadie tiene perseverancia hasta el fin a menos que de hecho persevere hasta el fin, muchos pueden tenerla y nadie puede perderla. No ha de temerse que cuando un hombre haya perseverado hasta el fin pueda surgir algún mal en él de modo que no persevere hasta el fin. Este don de Dios, por tanto, puede obtenerse por súplica; pero cuando ha sido dado, no puede perderse por contumacia (puntos suspensivos suyos). 27

Mira ahora cuán extraño a la verdad es negar aquella perseverancia hasta el fin de esta vida que es un don de Dios, ya que Él mismo pone fin a esta vida cuando quiere, y si Él le pone fin antes de una caída inminente, hace a un hombre perseverar hasta el fin. Pero más maravilloso y más evidente para los fieles es la longanimidad de Dios, al dar esta gracia hasta a los infantes en quienes no hay, a esa edad, obediencia a la cual pudiera ser dada. 28

¡Según la historia de la iglesia, entonces, la enseñanza de UVSSS y el calvinismo básico comenzaron con Aurelio Agustín, del siglo V! 

Por ejemplo, las doctrinas básicas de la posición calvinista habían sido vigorosamente defendidas por Agustín contra Pelagio durante el siglo V29

¿Cómo entonces difirió Juan Calvino de Agustín en su influencia sobre UVSSS?  

En algunos ámbitos se está tornando popular afirmar que la verdadera fe cristiana se resuelve en el sistema de pensamiento que ha llegado a ser conocido – correcta o erróneamente – como calvinismo. Se nos dice que lo que creemos – si creemos como debiéramos – ha de identificarse con una enseñanza desarrollada primero por San Agustín y luego más completamente sistematizada por Juan Calvino30

Respecto a las doctrinas de la caída, de la depravación total, la esclavitud de la voluntad humana, la soberanía de la gracia salvadora, el obispo de Hipona y el pastor de Ginebra están esencialmente de acuerdo; el primero [Agustín] tiene el mérito de la prioridad y originalidad; el segundo [Calvino] es más claro, más fuerte, más lógico y riguroso, y por lejos superior como exegeta31

La historia de la Iglesia declara que Agustín fue el originador y desarrollador de UVSSS y otras enseñanzas calvinistas relacionadas, como la elección, sobre las cuales descansa. Juan Calvino sistematizó lógicamente la teología de Agustín. 

Aurelio Agustín de Hipona (354-430)

Ya que la elección y UVSSS pueden ser trazados hacia atrás hasta Agustín de Hipona, “el Doctor de la Gracia,”32 uno debiera naturalmente preguntarse quién era él y qué más enseñó. ¿Era sólido en su entendimiento de la Escritura o estaba en un error doctrinal extremo? Necesitamos especialmente saber lo que él enseñó acerca de la salvación. Examinemos esto y de este modo seremos capaces de calibrar su entendimiento espiritual. Antes de que examinemos esto, aquí hay alguna información personal acerca de él.

Agustín nació en 354 en Numidia. En 371, a los 17 años de edad, fue a Cartago para proseguir estudios retóricos más avanzados. En 372 tuvo un hijo llamado Adeodato, nacido de una concubina. En 374 se unió a la secta maniquea pero la abandonó en 383. Obtuvo un puesto como maestro de retórica en 383 y quedó muy impresionado por la predicación de Ambrosio. En el otoño de 386 se retiró para prepararse para el bautismo, el cual recibió en abril de 387. 33

Por casi tres años Agustín vivió una vida monástica en Tagaste. Fue durante este tiempo que Adeodato murió. En 391 Agustín fue ordenado al sacerdocio por el obispo Valerio de Hipona. Poco antes de su muerte en 395, Valerio, junto con Megalio de Calama y Primas de Numidia, consagró a Agustín co-obispo de Hipona, en cuya sede le sucedió Agustín plenamente en ese mismo año. Si no me equivoco este es el primer registro de lo que podría llamarse un obispo coadjutor con derecho de sucesión. 34

Las enseñanzas y prácticas de Agustín

La mayoría de la gente puede ser sorprendida al enterarse de que Agustín hizo más que desarrollar las enseñanzas básicas del calvinismo. Como católico, también fue muy influyente en su propia religión:  

Agustín, quien perteneció él mismo por nueve años a la secta maniquea, y fue maravillosamente convertido por la gracia de Dios a la iglesia católica, sin la más leve presión desde afuera .... 35

Pero en su discusión de cómo se salva el hombre, Agustín enfatizó tanto la iglesia como una institución visible con el credo, sacramentos y ministerio verdaderos, que la iglesia romana lo considera el padre del eclesiasticismo romano.. 36

Ningún otro padre podría haber actuado más beneficiosamente sobre el catolicismo de la edad media.... 37

Como administrador, predicador, controversista, corresponsal y escritor, Agustín trabajó para defender y difundir la religión católica38

Agustín fue decididamente católico en la doctrina de la iglesia y del bautismo, y en los puntos cardinales de la ortodoxia latina.39

Conocer los hechos antes mencionados acerca de Agustín nos ayudará a entender mejor sus enseñanzas específicas. 

Agustín enseñó que solamente los católicos heredarán la vida eterna

Sara dijo: “Expulsa a la esclava y a su hijo; pues el hijo de una esclava no será heredero con mi hijo Isaac.” Y la Iglesia dice: “Expulsa las herejías y a sus hijos; pues los herejes no serán herederos con los católicos.” Pero ¿por qué no serán herederos? ¿No son nacidos de la simiente de Abraham? ¿Y no tienen el bautismo de la Iglesia? Ellos tienen el bautismo, y esto haría de la simiente de Abraham un heredero, si el orgullo no les excluyera de la herencia. Por la misma palabra, por el mismo sacramento nacisteis vosotros, pero no vendréis a la misma herencia de vida eterna, a menos que retornéis a la Iglesia católica40

Agustín persiguió herejes

La opinión de Agustín mencionada arriba le llevó a su persecución de herejes:  

Después de la proscripción de los donatistas por ley en 412, Agustín añadió a sus argumentos que justificaban la persecución la afirmación de que la coerción en este mundo salvaría a los herejes del castigo eterno en el próximo. “No hay salvación fuera de la iglesia,” una doctrina predicada por Agustín en 418 en su sermón dirigido a la gente de la iglesia de Cesarea (Cap. 6), implicaba un derecho de convertir forzosamente o de otro modo a los oponentes de la iglesia. Los precedentes establecidos en la controversia donatista por Agustín pasaron al arsenal de la iglesia católica durante la Edad Media y hasta el tiempo de la Reforma. Las cruzadas albigenses de 1212 y 1226-1244 presenciaron terribles masacres en centros como Béziers y Carcasone, donde la herejía florecía. En 1244 los defensores del último bastión abigense [sic], Monte Seguro, fueron quemados vivos por sus enemigos victoriosos. [Véase Cátaros]. Más de un siglo y medio después, en 1415, el mismo castigo le fue inflingido a Juan Hus en Praga. 41

Como un teólogo católico del siglo V, tampoco debiéramos sorprendernos demasiado por otras opiniones de Agustín: 

Regeneración bautismal 

... él no se amedrenta de consignar niños no bautizados a la condenación misma, aunque suaviza al máximo este terrorífico dogma, y reduce la condenación al mínimo de castigo o la privación de la bienaventuranza. 42

San Agustí [sic] expresamente asigna todos los niños no bautizados que mueren en la infancia a la condenación eterna. . . . 43

Agustín dijo que los infantes son “regenerados por el bautismo aparte de la fe de ellos.” 44

Bautismo, penitencia y la mesa del Señor

Somos limpiados solamente una vez por el bautismo; por la oración somos limpiados diariamente. Pero no cometas aquellos pecados en consideración de los cuales serías separado del Cuerpo de Cristo; ¡ni pensarlo! Pues aquellos a quienes ves haciendo penitencia han cometido crímenes, ya sea adulterio o algunas otras enormidades: es por esto que están haciendo penitencia. Si sus pecados fuesen leves, la oración diaria bastaría para borrarlos. En la Iglesia, por tanto, hay tres formas en que los pecados son perdonados: en el bautismo, en la oración, y en la mayor humildad de la penitencia; empero Dios no perdona pecados excepto a los bautizados45

Es una cosa excelente que los cristianos púnicos no le llamen al bautismo mismo nada sino salvación, y al sacramento del Cuerpo de Cristo nada sino vida. ¿De dónde deriva esto, excepto de una antigua y, como yo supongo, apostólica tradición, por la cual las Iglesias de Cristo sostienen inherentemente que sin el bautismo y la participación en la mesa del Señor es imposible para ningún hombre alcanzar ya sea el reino de Dios o la salvación y la vida eterna? Este es el testimonio de la Escritura también46

Penitencia y reconciliación

.... que si un hombre, acusando a su esposa de adulterio, la mata, este pecado, ya que está concluido y no perdura en él, si es cometido por un catecúmeno, es absuelto en el bautismo; y, si es hecho por uno que está bautizado, es sanado por la penitencia y la reconciliación. ¿O es que habremos de declarar, entonces, que el adulterio, cometido sin duda si se toma otra esposa mientras la esposa adúltera todavía vive, no es adulterio? 47

María, una virgen perpetua

Los herejes llamados antidicomaritas son aquellos que contradicen la perpetua virginidad de María, y afirman que después de que nació Cristo ella se unió como uno con su esposo. 48

¡Por favor note que, de acuerdo con la descripción de Agustín de un hereje de lo precedente, múltiples millones de cristianos en nuestro día hubieran sido considerados lo mismo por él! Ya que él persiguió a los herejes en parte por causa de una falsa interpretación de Lucas 14:23, 49 los mismos cristianos en nuestro día hubiesen sido perseguidos por él, si hubieran vivido bajo su influencia. ¡Estimado lector, si eres un real cristiano, esto también te hubiera incluido a ti! 

María fue sin pecado

Agustín creía que la madre del Cristo sin pecado nunca había cometido un pecado actual50

El purgatorio

Leemos en los libros de los Macabeos que se ofreció sacrificio por los muertos. Pero aun si no se hallase en ninguna parte de los escritos del Antiguo Testamento, la autoridad de la Iglesia universal, la cual es clara en este punto, es de un peso no pequeño, donde en las oraciones del sacerdote derramadas al Señor Dios en Su altar la recomendación de los muertos tiene su lugar. 51

El hombre que ha cultivado aquella remota tierra y quien ha obtenido su pan por su gran trabajo es capaz de soportar este trabajo hasta el fin de esta vida. Después de esta vida, sin embargo, no es necesario que sufra. Pero el hombre que quizás no ha cultivado la tierra y ha permitido que ella sea avasallada con zarzas tiene en esta vida la maldición de su tierra en todas sus obras, y después de esta vida tendrá ya sea fuego purgatorio o castigo eterno52

Aunque ella jamás había leído una línea de San Agustín, y probablemente nunca oyó siquiera su nombre, empero desde el inextinguible anhelo de su corazón y los inerradicables instintos de su naturaleza humana, ella conoció su enseñanza, que “hay algunos que han partido de esta vida, no tan malos como para ser considerados indignos de misericordia, ni tan buenos como para ser acreedores de felicidad inmediata.” 53

Uno de los incidentes más conmovedores que han llegado a nosotros de los escritos de los Padres sobre este tema es de la pluma de San Agustín, quien vivió a comienzos del siglo V. Este obispo erudito relata que cuando su madre agonizaba, ella le hizo este último pedido: “Pon este cuerpo en cualquier parte; que su cuidado en ningún modo te perturbe. Esto solamente pido de ti, que me recuerdes en el altar del Señor, dondequiera que estés.” La memoria de aquel pedido extrajo de su hijo esta ferviente oración: “Yo, por tanto, oh Dios de mi corazón, ahora Te imploro por los pecados de mi madre. Óyeme a través de la medicina de las heridas que colgó del madero ... Pueda ella, entonces, estar en paz con su marido ... E inspira, mi Señor ... a tus siervos, mis hermanos, a quienes con voz y corazón y pluma yo sirvo, para que tantos como lean estas palabras puedan recordar en tu altar a Mónica, Tu sierva...” En este incidente se refleja la costumbre universal de la Iglesia primitiva de orar por los muertos como asimismo su creencia en un estado llamado purgatorio54

El milenio

... muchos cristianos no concuerdan con la igualación de Agustín del milenio con el presente período de la iglesia55

El purgatorio, los sacramentos y el milenio

A pesar de estos valores permanentes, Agustín trajo algunos errores a la corriente del pensamiento cristiano. Él ayudó a desarrollar la doctrina del purgatorio con todos sus males concurrentes. Enfatizó tanto el valor de los dos sacramentos que la doctrina de la regeneración bautismal y la gracia sacramental fueron resultados lógicos de sus opiniones. Su interpretación del milenio como la era entre la encarnación y el segundo advenimiento de Cristo en la cual la iglesia habría de conquistar al mundo llevó al énfasis romano en la Iglesia de Roma como la iglesia universal destinada a traer a todos a su redil y a la idea del postmilenialismo. 56

Otras enseñanzas católicas de Agustín

Agustín enseñó que los once libros de los Apócrifos son parte del canon. 57 Además de eso, también llamó a los santos nuestros intercesores 58 y promovió la adoración de María. Con respecto a esta última, leemos: 

Él fue el primero en dar una definición clara y fija del sacramento como un signo visible de una gracia invisible, basado en la disposición divina; pero no sabe nada del número de siete; esta fue una sanción muy posterior. En la doctrina del bautismo es enteramente católico, aunque en contradicción lógica con su dogma de la predestinación; pero en la doctrina de la santa comunión él permanece, como sus predecesores Tertuliano y Cipriano, más próximo a la teoría calvinista de una presencia y disfrute espirituales del cuerpo y la sangre de Cristo. También contribuyó a promover, al menos en sus escritos posteriores, la fe católica en milagros, y la adoración de María; aunque él exceptúa a la Virgen solamente del pecado actual, no del original, y, con toda su reverencia por ella, nunca la llama madre de Dios. 59

De todos sus errores doctrinales, Aurelio Agustín estuvo más importantemente equivocado acerca de la doctrina principal de toda la Escritura – cómo ser salvo. Por tanto, ya que el plan de salvación de Agustin no es un real plan de salvación en absoluto, tanto éste como Agustín mismo serían por ello condenados bajo Gálatas 1:8,9 por Pablo: 

Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición! Como ya lo hemos dicho, ahora lo repito: si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡Que caiga bajo maldición! (Nueva Versión Internacional).  

¡La implicación de esta Escritura es que Calvino obtuvo el fundamento de sus enseñanzas de un hombre no salvado quien estaba por tanto entenebrecido en su entendimiento espiritual (Efesios 4:18)! Agustín, entonces, era espiritualmente incapaz de entender correctamente la Escritura. Esta es la única conclusión a la que podemos llegar cuando nos damos cuenta de que la Biblia es entendida espiritualmente (Salmo 19:99,100; Mateo 13:10-15; 11:25; Juan. 8:43; 1 Corintios 2:14).

De todo esto, debiera ser evidente cómo debemos evaluar las siguientes descripciones de él: 

... uno de los más iluminados testigos de la verdad ....  60

... San Agustín, el digno sucesor de Pablo.... 61

Entre Pablo y Lutero la iglesia no tuvo otro de mayor estatura moral y espiritual que Agustín. 62

Uno debe también preguntarse cómo sus escritos pudieron ser tan exaltados por los Reformadores: 

Los Reformadores colocaron sus escritos segundos sólo con respecto a la Biblia y los realistas escolásticos le siguieron en muchas de sus ideas. 63

De hecho, Calvino llamó a Agustín: 

... el mejor y más fiel testigo de toda la antigüedad. 64

La influencia religiosa de Agustín

Respecto de las enseñanzas católicas de Agustín en general, leemos:  

Sir Robert Anderson, en LA BIBLIA O LA IGLESIA, declara que casi todos los errores prevalentes en el romanismo pueden ser remontados hasta Agustín. Dice: “La Iglesia romana fue moldeada por Agustín en la forma que ha mantenido desde entonces. De todos los errores que los siglos posteriores desarrollaron en la enseñanza de ella raramente habrá alguno que no pueda hallarse embrionariamente en sus escritos” (mayusculas suyas). 65

¡Imagínese, el real originador y desarrollador del calvinismo fue también la persona que moldeó la iglesia Católica Romana! Casi todos los errores prevalentes en el romanismo pueden remontarse hasta Agustín.

Primariamente a causa de Juan Calvino, la influencia religiosa de Agustín no fue limitada al romanismo: 

No solamente pueden casi todos los errores del romanismo ser remontados hasta Agustín, sino el protestantismo también, pues la Reforma, como declaró Warfield, “fue sólo el triunfo final de la doctrina de la gracia de Agustín sobre la doctrina de la Iglesia de Agustín.” El reformado toma los errores de él sobre la elección y el católico romano sus otras herejías, aunque los Reformadores tuvieron algunos de sus errores romanos también66

Juan Calvino sistematizó las enseñanzas católicas de Agustín 

Calvino fue el sistematizador de la doctrina de la Reforma. Su obra mejor conocida y más representativa es la Institución de la religión cristiana. En esta obra y en otras partes, se refiere a Agustín como “el santo padre.” 67

La persona que Calvino llama “el santo padre” y cita “mucho más frecuentemente que todos los Padres griegos y latinos combinados” 68 enseñó un plan de salvación que hacía la regeneración dependiente del bautismo en agua. Esa misma persona también enseñó el purgatorio, promovió la adoración de María y dijo que solamente los católicos heredarán la vida eterna.

Por causa de las enseñanzas de Agustín, algunos sólo pueden dar un “Amén” de corazón a la siguiente afirmación hecha por un proponente de UVSSS que trata de distinguir entre la perseverancia de los santos y la seguridad eterna, por la última de las cuales él contiende:  

Agustín estaba equivocado sobre el bautismo. Estaba equivocado sobre la filosofia. Estaba equivocado sobre la Iglesia. Él persiguió “herejes.” Estaba equivocado sobre los “sacramentos” y la naturaleza de la Cena del Señor. También estaba equivocado sobre el milenio, la hermenéutica, la resurrección, la seguridad eterna y el matrimonio: ¿POR QUÉ ALGUNO PIENSA QUE ÉL HABRÍA DE ESTAR ACERTADO SOBRE LA ELECCIÓN Y LA PREDESTINACIÓN? (mayúsculas suyas). 69

De todo esto, uno debe preguntarse acerca de la espiritualidad de Juan Calvino. Ciertamente Calvino conocía acerca de estas enseñanzas católicas que Agustín abrazó. ¿Cómo entonces pudo estimarlo tan elevadamente a él y a sus escritos? ¿Pudiera ser que Calvino cerró sus ojos al falso evangelio de Agustín porque le gustaba la enseñanza sobre la predestinación que él sostenía? Nadie jamás sabrá por cierto en este lado del Juicio cuál fue la atracción doctrinal específica para Calvino. Pero esto sabemos: ¡Que el originador de UVSSS enseñó un plan de salvación que no traería salvación en absoluto y que Juan Calvino sistematizó e hizo popular las enseñanzas de este hombre que le atraían a él!  

Medite en esto . . . 

Cirila, el obispo arriano de Cartago, era un furioso perseguidor y un decidido enemigo de aquellos cristianos que profesaban la fe en su pureza. Persuadió al rey de que éste nunca podría prosperar en sus emprendimientos, o gozar de su reinado en paz, mientras soportara que cualquiera de los cristianos ortodoxos practicasen sus principios; y el monarca, creyendo la predicción, envió por varios de los cristianos más eminentes. Al principio intentó sacarlos de su fe mediante adulación, y sobornarlos con la promesa de recompensas mundanas inmediatas; pero ellos eran firmes y constantes, declarando resueltamente: “No reconocemos sino un Señor y una fe; puedes por tanto hacer cualquier cosa que desees con nuestros cuerpos, pues es mejor que suframos unos pocos dolores temporales que soportar una miseria perpetua.” El rey, estando muy exasperado por esta declaración, los envió a una mazmorra, y ordenó que fuesen engrillados. El carcelero, sin embargo, permitió que sus amigos tuvieran acceso a ellos, por lo cual se tornaron diariamente más confirmados en su resolución de morir por causa de su Redentor. Al oír el rey de la concesión que recibían, se puso extremadamente furioso, y ordenó que estos cristianos fueran puestos a bordo de una nave llena con materiales combustibles, e incendiada. Los nombres de aquellos que sufrieron este cruel procedimiento fueron Rústico, Severo, Liberato, Rogato, Servo, Séptimo y Bonifacio. 70

Obviamente, aquellos cristianos primitivos no creían en UVSSS, pues sabían que aún era posible para ellos sufrir una miseria perpetua, lo cual sería imposible de otro modo.

Notas Finales

1Stanley J. Grenz, Theology for the Community of God [Teología para la comunidad de Dios] (Nashville, TN: Broadman & Holman Publishers, 1994), p. 593.

2Curtis Hutson, Why I Disagree With All Five Points of Calvinism [Por qué discrepo con todos los cinco puntos del calvinismo] (Murfreesboro, TN: Sword of the Lord Publishers, 1980), pp. 16, 17.

3Laurence M. Vance, The Other Side of Calvinism [El otro lado del calvinismo] (Pensacola, FL: Vance Publications, Second Printing, 1994), pp. 325, 326.

4Steve Brown, Midday Connection, Moody Cassette Ministry, Eternal Security [Seguridad Eterna]. Difundido el 28 de abril de 1993.

5Charles C. Ryrie, Basic Theology [Teología básica] (Victor Books, Third Printing, 1987), p. 328.

6David J. Engelsma, A Defense of Calvinism as the Gospel [Una defensa del calvinismo como el Evangelio] (South Holland, IL: The Evangelism Committee, Protestant Reformed Church, Fifth Printing, 1993), p. 10.

7Arthur W. Pink, Eternal Security [Seguridad eterna] (Grand Rapids, MI: Baker Books, Fourth Printing, 1996), p. 9, foreword.

8Harold Camping, God’s Magnificent Salvation Plan [El magnífico plan de salvación de Dios] (Oakland, CA: Family Stations, Inc., 1995), p. 65.

9Basic Christian Doctrines, [Doctrinas cristianas básicas] Edited by Carl F.H. Henry (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1979), p. 234.

10Arthur C. Custance, The Sovereignty of Grace [La soberanía de la gracia] (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1979), p. 84.

11Evangelical Dictionary of Theology, [Diccionario evangélico de teología] Edited by Walter A. Elwell (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1984), p. 844.

12Charles Stanley (Atlanta, GA: In Touch Ministries, 1990), Eternal Security: What Do We Have To Lose? [Seguridad eterna: ¿Qué tenemos que perder?] , cinta de audio #6, MI090.

13Charles C. Ryrie, So Great Salvation [Tan grande salvación] (Victor Books, 1989), pp. 155, 156.

14R. T. Kendall, Once Saved, Always Saved [Una vez salvo, siempre salvo] (Chicago: Moody Press, 1985), p. 46.

15Vic Lockman, Tulip: 5 Things God Wants You To Know, tract [Tulip: 5 Cosas que Dios quiere que sepa, folleto] (Ramona, CA: 1968), p. 10.

16H. A. Ironside, Eternal Security [Seguridad eterna] (Neptune, NJ: Loizeaux Brothers, Revised Edition, 1986), p. 8.

17David N. Steele and Curtis C. Thomas, The Five Points of Calvinism [Los cinco puntos del calvinismo] (Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed Publishing Co., Reprinted 1984), p. 56.

18James Montgomery Boice, Amazing Grace [Gracia sorprendente] (Wheaton, IL: Tyndale House Publishers, Inc., 1993), p. 232.

19June Hunt, You Can Have Assurance of Your Salvation [Usted puede tener reaseguro de su salvación] , casete, propagado la semana del 4 de enero de 1993.

20Adrian Rogers, How You Can Be Sure You Are Eternally Secure [Cómo puede estar cierto de estar eternamente seguro], cinta de audio RA-1728, parte 1, Jn. 10:27, 1 de agosto de 1993.

21John F. MacArthur, Jr., The Gospel According to Jesus [El evangelio según Jesús] (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1989), p. 98.

22R. B. Thieme, Doctrines of Eternal Security, Current Positional Truth [Doctrinas de seguridad eterna, Verdad actual posicional], lección 269-Rom. 8:1, 1977 Romanos, 29 de noviembre de 1977.

23A. A. Hodge, Outlines of Theology [Bosquejos de teología] (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1972), p. 542.

24Custance, The Sovereignty of Grace [La soberanía de la gracia], p. 25. Nota: los Padres prenicenos, que vivieron antes que Agustín, rechazaron UVSSS. Véase el Apéndice L

25Ibid., pp. 36, 37.

26Judith M. Gundry Volf, Paul and Perseverance [Pablo y la perseverancia] (Louisville, KY: Westminster/John Knox Press, 1990), p. 1.

27W. A. Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La fe de los Padres primtivos], Vol. 3 (Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1979), p. 173.

28Ibid., Vol. 3, p. 175.

29Steele and Thomas, The Five Points of Calvinism [Los cinco puntos del calvinismo], p. 19.

30Samuel Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las sendas calvinistas desandadas] (Murfreesboro, TN: Biblical Evangelism Press, 1985), p. 95.

31Philip Schaff, History of the Christian Church, [Historia de la iglesia cristiana] Vol. VIII (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, Reprinted 1995), pp. 540, 541.

32The Encyclopedia Americana International Edition [La enciclopedia americana, edición internacional] (Danbury, CT: Grolier Incorporated, 1996), Vol. 2, p. 687.

33Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La fe de los Padres primitivos] Vol. 3, p. 1.

34Ibid., Vol. 3, p. 1.

35Schaff, History of the Christian Church [Historia de la iglesia cristiana], Vol. III, p. 144.

36Earle E. Cairns, Christianity Through The Centuries [El cristianismo a través de los siglos] (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1981), p. 149.

37Schaff, History of the Christian Church [Historia de la iglesia cristiana], Vol. III, p. 1026.

38The Encyclopedia Americana International Edition [La enciclopedia americana, edición internacional] , Vol. 2, p. 686.

39Schaff, History of the Christian Church [Historia de la iglesia cristiana], Vol. III, p. 498.

40Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La fe de los Padres primitivos], Vol. 3, p. 25.

41The Encyclopedia of Religion, [La enciclopedia de religión], Mircea Eliade, Editor in Chief [Editor general] (New York: Macmillan Publishing Company, 1987), Vol. 11, p. 255.

42Schaff, History of the Christian Church [Historia de la iglesia cristiana], Vol. III, p. 836.

43Ibid., Vol. VIII, p. 556.

44Evangelical Dictionary of Theology [Diccionario evangélico de teología] p. 107.

45Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La fe de los Padres primitivos], Vol. 3, p. 35.

46Ibid., p. 91.

47Ibid., p. 133.

48Ibid., p. 166.

49Schaff, History of the Christian Church [Historia de la iglesia cristiana], Vol. III, p. 144.

50Cairns, Christianity Through The Centuries [El cristianismo a través de los siglos], p. 160.

51Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La fe de los Padres primitivos], Vol. 3, p. 154.

52Ibid., p. 38.

53John A. O’Brien, The Faith of Millions [La fe de millones], (Huntington, IN: Our Sunday Visitor, Inc., 1974), p. 346.

54Ibid., p. 341.

55Cairns, Christianity Through The Centuries [El cristianismo a través de los siglos], p. 16.

56Ibid., p. 149.

57Evangelical Dictionary of Theology [Diccionario evangélico de teología], p. 106.

58Schaff, History of the Christian Church [Historia de la iglesia cristiana], Vol. III, p. 441.

59Ibid., pp. 1020, 1021.

60Ibid., p. 1022.

61Ibid., p. 1026.

62Cairns, Christianity Through The Centuries [El cristianismo a través de los siglos], p. 149.

63Elgin Moyer, Wycliffe Biographical Dictionary of the Church [El diccionario biográfico Wycliffe de la iglesia], revisao y ampliado por Earle E. Cairns (Chicago: Moody Press, 1982), p. 22.

64John Calvin, Institutes of the Christian Religion [Institución de la religión cristiana] (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, Reprinted 1995), translated by Henry Beveridge, 4.24.26.

65Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las sendas calvinistas desandadas] , p. 95.

66Vance, The Other Side of Calvinism [El otro lado del calvinismo]. p. 21.

67C. Norman Sellers, Election and Perseverance [Elección y perseverancia] (Ft. Lauderdale, FL: College Studies Series, 1987), p. 7. ¡La descripción que Jesús dio del Padre celestial (Juan 17:11) es usada por Juan Calvino para un hombre que predicó otro evangelio!

68Schaff, History of the Christian Church, [Historia de la iglesia cristiana], Vol. VIII, p. 539.

69Vance, The Other Side of Calvinism [El otro lado del calvinismo], p. 25. Desafortunadamente, el libro de Vance tiene confundidos a algunos arminianos sinceros acerca de lo que él enseña con respecto a la seguridad del creyente. Su posición no escritural es como sigue: Los arminianos están tan equivocados como los calvinistas (p. 331); el arminianismo no es una alternativa aceptable al calvinismo (p. 331); la salvación del Señorío es herejía (p. 338); un momento de fe pasado hace a una persona tan segura como a uno de los miembros de la Trinidad (p. 325); usted puede negar a Cristo, pero él no le negará a usted (p. 348); una prostituta no arrepentida podría ser salvada sobre la base de una pasada decisión por Cristo (p. 336); la regeneración es un cambio inalterable de la muerte espiritual (p. 346).

70Foxe’s Book of Martyrs [El libro de los mártires de Foxe] ,Marie Gentert King, Editor (Old Tappan, NJ: Fleming H. Revell Company, Seventeenth Printing, 1981), p. 37.



Regrese a Alcance Evangelístico
www.alcanceevangelistico.org
Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

mailbox