El Libro de Hebreos

 

El escritor de Hebreos claramente escribió a los cristianos, porque los recipientes de la carta son llamados hermanos santos (3:1) e hijos de Dios (12:5,6). También se refirió a ellos como los santificados por la sangre de Jesús (10:29). Esta información es básica aunque crítica en cuanto al significado propio que yace detrás de las muchas advertencias en este libro del Nuevo Testamento. 

Más aún, al menos algunos de los recipientes eran infantes espirituales y consecuentemente reprendidos por no crecer (5:11-14). Ellos tenían también manos caídas y rodillas debilitadas (12:12) y olvidaban ciertas verdades que los animaban (12:5). Al principio de su andar espiritual, el evangelio les fue predicado (4:2), ellos recibieron la luz espiritual de él (10:32) y se mantuvieron en este terreno aun después de haber sido sujetos a varias formas dolorosas de persecución, que incluían insultos públicos y la confiscación de sus propiedades, todo lo cual ellos aceptaron gozosamente (10:32-34). Implícito estaba su dejar de reunirse (10:25) y la negligencia acerca de su salvación en forma general (2:3). Ahora era necesario exhortarlos [precaver fuertemente] (13:22), lo que ciertamente es hecho una y otra vez en este libro.

Toda esta información preliminar es especialmente importante ya que algunos de los defensores de UVSSS dicen que los recipientes del libro de Hebreos eran ¡gentes no salvas!

Observe las advertencias siguientes que fueron dirigidas a aquellos débiles cristianos que no estaban creciendo espiritualmente. Por favor, considérelas con cuidado:

Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidáramos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron (Hebreos 2:1-3, Versión Reina Valera, Revisión 1960).

Pero Cristo como hijo de Dios sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza (3:6).

Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio (3:12-14).

Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, algunos de vosotros parezca no haberlo alcanzado (4:1).

Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia (4:11).

... retengamos nuestra profesión (4:14b).

porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aun. Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas (6:10-12).

No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca (10:25).

No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma (10:35-39).

Considerad a aquél que sufrió tan contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar (12:3).

No sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas (12:16,17).

Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, muchos menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles (12:25-27).

 

Hebreos 6:4-9

Ahora, los pasajes altamente controvertidos citados en 6:4-9 y 10:26-31, vamos a contemplarlos minuciosamente en este orden:

Primeramente, observe cómo hay varios puntos de vista de UVSSS acerca de Hebreos 6:4-6:

Hay cuatro posiciones calvinistas que yo conozca: (1) que los que están descritos en Hebreos 6:4-6 son verdaderos convertidos pero que la frase "que los que una vez fueron" demuestra que esto es hipotético. Nunca podría suceder como un hecho verdadero. (2) Que los que están descritos en Hebreos 6:4-6 son salvos, pero que la recaída no se refiere a la pérdida de la salvación sino a la inhabilidad para ser renovados otra vez al arrepentimiento. En otras palabras, significa exactamente lo que dice. (3) Que los que están descritos en Hebreos 6:4-6 tienen en ellos una obra de gracia no operante. Lo que les sucedió a ellos fue real, pero no fue salvífico; ellos nunca fueron convertidos en primer lugar. (4) Que los que están descritos en Hebreos 6:4-6 eran personas verdaderamente convertidas, pero que si sucediera que ellos recayeran, uno puede concluir que no eran salvos después de todo. 1

El hecho de que haya al menos cuatro interpretaciones contrastantes, desde el punto de vista de UVSSS, muestra que ¡al menos tres deben estar erradas! La simple lógica declara esto.

Hebreos 6:4-9 dice:

Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndolo a vituperio. Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es ser quemada. Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.

Cinco puntos espirituales clave están listados en este pasaje, antes de que la recaída mencionada en el versículo 6 pueda aun aplicarse. Estos puntos son:

  • Una vez fueron iluminados.
  • Gustaron del don celestial.
  • Fueron hechos partícipes del Espíritu Santo.
  • Gustaron de la buena palabra de Dios.
  • (Gustaron) de los poderes del siglo venidero

Claramente, estos puntos clave son el lenguaje de la salvación, especialmente "han sido hechos partícipes del Espíritu Santo" (Heb. 6:4).

Esta misma palabra (metochos) traducida como partícipes se encuentra también en los siguientes versículos:

Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio (Hebreos 3:14).

Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos y no hijos (Hebreos 12:8).

Strong da la siguiente definición de esta palabra griega:

(Como sustantivo) uno que comparte; por implicación, un asociado: - compañero, participante, partenaire. 2

Además de la claridad de esta frase, vemos también que las mismas personas fueron una vez iluminadas (fotizo). Aún más, la misma palabra es usada en otros lugares y se refiere a los  cristianos:

Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos (Hebreos 10:32).

Entonces, ¿cuándo es una persona alumbrada o iluminada? Según Juan 1:4, nosotros leemos:

En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres (Juan 1:4).

Observe que la vida espiritual es la luz, la cual un verdadero creyente tiene.

Más allá de esto, nosotros vemos que las personas a las que se refiere Hebreos 6:4-6 habían también gustado la buena palabra de Dios. El vocablo griego traducido como gustado (gueuomai) significa experiencia.3

Este es claramente el significado según se muestra en el siguiente versículo:

Pero vemos a aquél que fue hecho poco menos que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos (Heb. 2:9).

Es importante que esto sea mencionado porque la recaída es algo que puede suceder a los cristianos, ¡no a los que no son salvos! De aquí que un cristiano pueda apostatar.

A pesar de esto, John MacArthur, Jr., dogmáticamente niega que estas descripciones se refieran a una persona salva:

Los individuos a los que se hace referencia aquí tenían cinco grandes ventajas por causa de su asociación con la iglesia: Ellos habían sido iluminados, habían gustado el don celestial, habían sido hechos partícipes del Espíritu Santo, habían gustado la Palabra de Dios, y habían gustado los poderes milagrosos del siglo venidero (vv. 4-5). No hay ninguna referencia a la salvación. De hecho, ningún término usado aquí se usa en ninguna otra parte del Nuevo Testamento para la salvación, y ninguno debe ser tomado para referirse a ella en este pasaje. 4

 

Algunos que proponen la Seguridad Condicional

Desafortunadamente, algunos que creen en una seguridad condicional, se refieren a Hebreos 6:4-6 para tratar de probar que una persona puede solamente ser salva una sola vez, y que si recae por alguna razón, nunca puede regresar a Dios y volver a ser salva otra vez.

Este tipo de enseñanza ha causado dolor emocional increíble en las vidas de aquellos que han aceptado esto como una verdad Bíblica, y entonces se apartaron de Dios por un tiempo y desearon regresar, pero ¡piensan que no pueden, basados en este pasaje!

Más aún, este tipo de interpretación ha sido explotada por el campo de UVSSS. Lo siguiente es un ejemplo:

Esto destruye la idea de que nosotros podamos ser salvos y perdernos, salvos y perdernos, porque dice que es imposible que si recaemos, seamos renovados otra vez para el arrepentimiento. Es imposible. Si usted es salvo y se pierde, si eso es lo que significa, entonces usted ha tenido una oportunidad y ¡la explotó! ¡Se acabó! Es imposible renovarlo otra vez para el arrepentimiento. Por lo tanto, es una sola vez al bate. 5

Después de examinar al Apóstol Pedro, su caída y retorno subsiguiente al Señor, debe ser evidente que algunos deban reconsiderar tal interpretación de Hebreos 6:4-6 porque Pedro no cayó hasta el punto de no poder retornar.

Recuerde, la Escritura explícitamente muestra que es posible ser salvo más de una vez (Lucas 15:24,32; Rom. 11:23 y Santiago 5:19,20), pero ¡no si una persona recae como se menciona en Hebreos 6:6! ¿Pueden reconciliarse estas dos verdades? Sí, pero usted debe seguir leyendo:

 

Pedro antes de su Caída:

Aunque no podemos estar seguros, parece que Pedro caminó con Jesús por cerca de tres años durante el ministerio terrenal del Señor. Durante estos años especiales, Pedro experimentó lo siguiente:

  • El tuvo el privilegio único de estar en el Monte de la Transfiguración donde Moisés y Elías aparecieron y hablaron con Jesús. En este momento, él oyó la voz audible de Dios que decía: "Este es mi Hijo amado, en quién tengo complacencia, a El oíd" (Mateo 17:1-6).
  • Pedro fue el único apóstol de los Doce que realmente caminó sobre el agua durante un tiempo con Jesús (Mateo 14:29).
  • A él le fue dada autoridad espiritual poderosa para echar fuera demonios y sanar toda enfermedad y dolencia (Mateo 10:1).
  • El Apóstol Pedro personalmente vio a Jesús resucitar a tres personas diferentes de entre los muertos (Lucas 7:14,15; 8:54,55; Juan 11:43,44).
  • El también vio el poder de Jesús para sanar instantáneamente a un leproso (Mateo 8:2,3), hacer que un paralítico sanara (Mateo 9:2-7), hacer ver a un ciego (Marcos 8:22-25), y hacer a un mudo hablar después de haber arrojado de él un demonio (Mateo 9:32,33).
  • Pedro estuvo allí cuando al menos 2,000 demonios dentro de un hombre estaban pidiéndole a Jesús permiso para entrar dentro de los cerdos (Marcos 5:12,13).
  • El fue testigo de que Jesús calmó el viento y el mar tempestuoso con Su Palabra (Marcos 4:39).
  • El vio a Jesús multiplicar panes y peces para alimentar a miles de personas en dos ocasiones diferentes (Mateo 16:9,10).
  • A él también le fue revelada por el Padre una verdad espiritual única acerca de Jesús (Mateo 16:16,17).
  • Pedro oyó a los demonios dentro de la gente llamar a Jesús Hijo de Dios (Marcos 3:11).
  • El oyó a Jesús silenciar a aquellos que trataban de atraparlo (Lucas 20:20-26), responder perfectamente y manejar cada pregunta perniciosa (Mateo 22:23-31) y remediar cada problema que los confrontaba (Mateo 17:27, etc.).
  • Durante años, Pedro oyó al más grande y sabio maestro que alguna vez vivió, enseñar las verdades más importantes con autoridad.

Después de todos estos privilegios y oportunidades, él negó a Cristo tres veces. Aún más, el Apóstol Pedro, que ya tenía el más alto rango en la iglesia (1 Corintios 12:28), ¡no era tan maduro espiritualmente que no pudiera regresar a Jesús!

Finalmente, después que Pedro retornó al Señor, él fue usado en el día de Pentecostés, cerca de 50 días más tarde, para ganar a miles para Cristo. El también tuvo el distinguido honor de escribir dos de los veintisiete libros del Nuevo Testamento. De hecho, Pedro (que una vez recayó) ganó a miles de personas para el Señor después de regresar. Pedro nunca permitió que su negación pública lo paralizara para su futuro servicio a Dios. Querido lector, si una vez usted recayó y regresó al Señor, ¡siga adelante con el Señor como él lo hizo!

 

Dos Verdades Acerca de Hebreos 6:6

Hay dos verdades relevantes que necesitan ser observadas acerca de Heb. 6:6.

Primeramente, la palabra en este versículo traducida como recayeron (parapesontas) se encuentra una sola vez en el Nuevo Testamento Griego. Aunque recaer o caer (skandalizo) en español se encuentra dondequiera 6, no es la misma palabra griega que se usa aquí. Más aun, Pedro y los otros apóstoles cayeron (skandalizo) (Mateo 26:31,33 NVI), y quizás multitudes como ellos a través de los siglos, pero no es el mismo vocablo griego parapesontas.

En segundo lugar, la palabra si no aparece en el griego en el versículo 6:

Si ellos caen, para renovarlos otra vez para el arrepentimiento; viendo que ellos crucifican para ellos al Hijo de Dios otra vez, y lo exponen a una vergüenza pública (Heb. 6:6).

Considere lo que escribió Adam Clarke acerca de esto y del tiempo aoristo:

"Y recayeron". Yo puedo expresar mi propio pensamiento sobre esta traducción aproximadamente en las palabras del Dr. Macknight: "Los participios que fueron iluminados, fueron hechos partícipes, y el pasado gustaron, siendo aoristos, son propiamente traducidos por nuestros traductores como tiempo pasado; de donde, parapesontas, siendo un tiempo aoristo, debe también ser traducido en tiempo pasado, 'recayeron'. No obstante, nuestros traductores, siguiendo a Beza, quien sin ninguna autoridad de los manuscritos antiguos, ha insertado en su propia versión la palabra "si", ha traducido esta cláusula, SI ellos caen, para que este texto parezca no contradecir la doctrina de la perseverancia de los santos. Pero como ningún traductor debe tomar sobre él la responsabilidad de añadir o alterar las Escrituras, por causa de ninguna doctrina favorita, yo he traducido parapesontas en tiempo pasado, "recayeron", según el verdadero significado de la palabra, para que permanezca en conexión con otros aoristos de los versículos precedentes" (las cursivas y las negritas son de él).7

Adam Clarke no está solo en su entendimiento del griego. La traducción literal de Young dice:

Y habiendo caído, otra vez para renovarlos a la reformación, habiendo crucificado otra vez para sí mismos al Hijo de Dios, y expuesto a vergüenza pública (v. 6).

Por favor observe como la Biblia de las Américas traduce este pasaje sin la palabra si:

pero después cayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, puesto que de nuevo crucifican para sí mismos al Hijo de Dios, y lo exponen a la ignominia pública.

Kendall sorprendentemente está de acuerdo con Clarke y refuta a Spurgeon en cuanto a que ningún si aparece en griego y en cuanto al tiempo pasado de parapesontas:

C.H. Spurgeon creía que los descritos en Hebreos 6:4-6 eran obviamente salvados pero que la situación presentada era hipotética. Spurgeon construyó todo su propio caso sobre la pequeña palabra si - "si ellos cayeran" (Hebreos 6:6). Spurgeon afirmó que esto nunca había sucedido aun. Desafortunadamente, Spurgeon no sabía griego y no estaba consciente de que no hay absolutamente ningún si en griego. De hecho, aquellos descritos en Hebreos 6:4-6 habían recaído ya. Parapesontas es un participio aoristo, que debe ser traducido como aquellos que "recayeron" o como aquellos "que habiendo caído". Su caída era un hecho.8

Similar a Spurgeon, Dave Hunt también declara Hebreos 6:4-6 como solamente hipotético:

Claramente aquellos a quienes este pasaje se refiere eran creyentes genuinos. Más aún, no dice "cuando caigan" sino "si caen" sería "imposible" para ellos ser salvos otra vez. La razón por la cual es imposible ser salvos otra vez, se explica:

Primero que todo, si la muerte de Cristo no fuera suficiente para mantenerlos salvos, entonces para que ellos fueran salvos otra vez, se requeriría que Cristo muriera otra vez ... y otra vez, cada vez que ellos necesitaran ser salvos una vez más. En segundo lugar, si la muerte de Cristo no es suficiente para mantenerlo a uno salvo, entonces El es puesto en ridículo por haber hecho algo tan tonto como haber procurado una salvación a un costo infinito y habérsela dado para que la mantengan a criaturas que son incapaces de efectuar su propia salvación y ciertamente no la pueden mantener. Esto sería como encomendar una fortuna al cuidado de un infante que seguramente la perdería. Que la recaída es hipotética se indica otra vez en el versículo 9, que dice, "Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así". En otras palabras, recaer no "pertenece a la salvación". Aquellos que son verdaderamente salvos, nunca pueden recaer (las cursivas y los puntos suspensivos son de él). 9

Como otros, Hunt parece olvidar que los apóstoles del Señor cayeron en un momento. ¿Deberíamos concluir que ellos no eran verdaderamente salvos?

Volviendo a Kendall, ¿cómo ve él estos pasajes y todavía persiste en su creencia en UVSSS?

Yo simplemente señalo el punto de vista de que "recaer" (Heb. 6:6) o "pecar voluntariamente" (Heb. 10:26) se refieren no a la pérdida de la salvación sino al galardón de uno ante el trono de juicio de Cristo. 10

Antes de probar su interpretación de UVSSS, vamos también a mirar lo que entiende Charles Stanley:

El escritor de Hebreos ofrece una advertencia seria. Es algo peligroso para un creyente volverle la espalda a Cristo. Hacer eso es correr el riesgo de ir más allá del punto del regreso -- no un regreso a la salvación, sino un regreso al compañerismo con el Salvador.11

Ya que los cristianos a los que se refiere Hebreos 6:4-6 recayeron y no podían regresar, el asunto queda ahora reducido a la pregunta siguiente: ¿los cristianos del libro de Hebreos que recayeron perdieron solamente sus galardones, su compañerismo o su salvación?

Vamos a responder comenzando con 6:9:

Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.

El escritor de Hebreos está contrastando a dos grupos de personas en Hebreos 6:4-9:

(1) Aquellos que recayeron y no podían ser renovados a través del arrepentimiento; y

(2) Un grupo al que se refiere el versículo 9 como amados con una posición diferente delante de Dios -- cosas que pertenecen a la salvación. Las palabras cosas mejores en cuanto a vosotros también indican esto mismo. Observe: el versículo 9 dice salvación, pero ¡no compañerismo o galardones!

Hebreos 10:26-27 es paralelo a 6:9, en un sentido negativo, para mostrar la salvación en este asunto:

Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

Hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios puede solamente ser el lenguaje de la ausencia de la salvación, ¡no de la falta de galardones ni de compañerismo!

Este pasaje también declara que la gente, no sus galardones, serán consumidas por este fuego, que es para los adversarios de Dios.

Con relación a los adversarios, esta misma descripción de una persona se da en otros lugares. Los tales claramente no tienen salvación.

Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida (Romanos 5:10).

 

Hebreos 10:26-31

El pasaje en Hebreos 10:26-31 dice:

Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: el Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!

Quizás el siguiente comentario puede suplir la información adicional que falta en este pasaje, tanto como en 6:4-9, en cuanto a que aquellos a los que se refiere no podían ser salvos de nuevo:

Aquellos a los que se dirige el pasaje eran hebreos cristianos, quienes, desanimados y perseguidos (10:32-39) fueron tentados a regresar al judaísmo. Antes de ser recibidos de nuevo en la sinagoga les sería requerido que hicieran públicamente las siguientes declaraciones (10:29): que Jesús no era el Hijo de Dios; que Su sangre fue justamente derramada como la de un malhechor común; y que Sus milagros fueron hechos por el poder del maligno. Todo esto queda implicado en 10:29. (Que tal repudio era algo en lo que se insistía está ilustrado por el caso de un hebreo cristiano en Alemania, que deseaba regresar a la sinagoga, pero que fue rechazado por anhelar mantener algunas de las verdades del Nuevo Testamento). Antes de su conversión ellos habían pertenecido a la nación que había crucificado a Cristo; regresar a la sinagoga sería crucificar para ellos mismos al Hijo de Dios de nuevo y exponerlo a vergüenza pública; esto sería el horrible pecado de apostasía (Heb. 6:6); sería como el pecado imperdonable para el cual no hay remisión, porque uno que esté tan endurecido como para cometer este pecado no puede ser "renovado para el arrepentimiento"; esto sería digno de un castigo peor que el de la muerte (10:28); significaría incurrir en la venganza del Dios vivo. 10:30,31. 12

Si uno acepta esta interpretación y le añade los siguientes hechos acerca del pecado eterno, entonces se puede entender mejor por qué aquellos en Hebreos 6:4-6 que recayeron (parapesontas) no podían ser renovados por el arrepentimiento a la salvación puesto que eran adversarios de Dios (10:29), pero otros, como Pedro, que no pecó hasta ese grado, podía ser renovado.

 

Un Pecado Eterno

El contexto de la enseñanza de Jesús acerca del pecado eterno hace claro lo que eso es:

Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios ... pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno. Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo. (Marcos 3:22,29,30).

Jesús enseñó que la blasfemia en contra del Espíritu Santo estaba directamente relacionada con decir que el Señor tenía un espíritu malo por medio del cual echaba fuera a los demonios. De aquí que parezca existir un vínculo entre el pecado eterno y el insulto al Espíritu de gracia (10:29). Esto pudiera posiblemente explicar por qué aquellos a los que se refiere 6:6 no podían ser renovados para la salvación, es decir, ellos cometieron el pecado eterno.

 

Hebreos 3:12-14

Tres pequeñas palabras, hasta el fin, usadas en conjunción con el contexto de Hebreos 3:12-14 no podrían ser más claras para revelar la importancia de que los cristianos continuaran en la fe, hasta el mismo fin de sus vidas, para poder entrar en el reino de Dios.

Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio.

La palabra griega (afistemi) traducida como apartarse o apostatar en Hebreos 3:12 se halla también en Lucas 8:13 y 1 Timoteo 4:1:

Los de sobre la piedra son lo que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan. (Lucas 8:13).

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1 Timoteo 4:1).

W.E. Vine comenta sobre esta palabra griega, afistemi:

... apostatar, Lucas 8:13; 1 Tim. 4:1; Heb. 3:12, R.V., "caer". 13

Esto quita toda duda acerca del que apostata, porque tal cosa ocurre claramente a los creyentes a causa del pecado (Heb. 3:12) y a través de la persecución (Lucas 8:13). 1 Timoteo 4:1 simplemente establece que algunos apostatarán ¡por causa de la doctrina falsa! Los tres peligros para un cristiano son el pecado, la persecución y la doctrina falsa. También, especialmente el contexto de Hebreos 3:12 y Lucas 8:13 claramente limita la apostasía a los creyentes verdaderos, en contraste con lo que muchos que proclaman UVSSS enseñan:

Otras verdades relevantes acera de la seguridad del creyente son reveladas en Hebreos 3:12-14:

Por lo tanto, el apóstol dice, si es que retenemos el principio de nuestra confianza firme hasta el fin, esto es, de la vida. Porque nuestra participación de la gloria depende de nuestro mantenernos firmes en la fe hasta el final de nuestra carrera cristiana. La palabra hypostasis, que nosotros traducimos aquí como confianza, significa propiamente una "base" o "fundamento", algo sobre lo cual una cosa es construida, y por medio de lo cual está soportada. Su fe en Cristo Jesús era esta hypostasis o "fundamento"; aquéllo sobre lo que toda su paz, consuelo y salvación estaban edificados. Si esto no era mantenido firme hasta el fin, Cristo en Sus influencias salvadoras no podía ser retenido firme; y sin Cristo, no hay cielo. 14 

También, esta misma palabra traducida confianza en 3:14 hypostasis se halla asimismo en Hebreos 11:1 como parte de la definición de fe y se traduce como substancia:

Es, pues, la fe la substancia de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (Reina Valera, Revisión 1909).

Ciertamente, la verdad de mantenerse firme hasta el fin como se encuentra en Hebreos 3:14 pudo ser la causa por la que Pablo le dijo a Timoteo lo que tenía que hacer para que no naufragara en su fe (1 Timoteo 1:18,19).

En conjunción con todo esto, Heb. 10:38 establece también:

Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma.

Clarke comenta:

Ahora el justo vivirá por la fe. "Pero el justo por la fe", es decir, aquél que es justificado por la fe, vivirá -- será preservado cuando este látigo desbordante venga. Pero si cualquiera retrocediere. "Pero si retrocede"; él, el hombre que es justificado por la fe; porque es de él, y de ningún otro, que el texto habla. La inserción de las palabras cualquier hombre, si se hace para que sirva como propósito de un credo particular, es una perversión impía de las palabras de Dios. Ellas fueron evidentemente intencionadas para cambiar lo relativo del antecedente, a fin de mantener la doctrina de la perseverancia final e incondicional, la cual doctrina este texto destruye. No agradará a mi alma. Mi propio corazón estará opuesto a aquél que naufraga en la fe y una buena conciencia. La palabra hypostellein significa no solamente retroceder, sino "desviarse y esconderse por miedo". En este sentido es usada por los mismos mejores escritores griegos, como también por Josefo y por Filón. 15 

Notas

1 R. T. Kendall, Once Saved Always Saved (Una Vez Salvo Siempre Salvo) (Chicago: Moody Press, 1985), pp. 221,222.

2 James Strong. The Exhaustive Concordance of the Bible (la Concordancia Exhaustiva de la Biblia) (Nashville: Abingdon, 1976), Greek Dictionary of the New Testament, p. 48, No. 3353.

3 Ibid., p. 20, No. 1089

4 John MacArthur, Jr., Saved Without a Doubt (Salvos Sin Ninguna Duda) (Victor Books, 1992), p. 29.

5 D. James Kennedy, The Perseverance of the Saints (La Perseverancia de los Santos), panfleto (Ft. Lauderdale: Ministerios de Coral Ridge), p. 9.

6 En Lucas 8:13, se halla la palabra griega afistemi. (aphistemi) 

7 Adam Clarke´s Commentary on the Bible (el Comentario de la Biblia de Adam Clarke), Resumido por Ralph Earle (Kansas City, MO: Beaxon Hill Press de Kansas City, 1967), p. 1260 (Teodoro Beza, 1519-1605, fue el sucesor de Juan Calvino en Ginebra). 

8 Kendall, Once Saved Always Saved (Una Vez Salvo Siempre Salvo) pp. 176, 177.

9 Dave Hunt, In Defense of the Faith (En Defensa de la Fe) (Eugene, OR: Harvest House Publishers, 1996), pp. 331, 332.

10 Kendall, Once Saved Always Saved (Una Vez Salvo Siempre Salvo), p. 176.

11 Charles Stanley, Eternal Security: Can You Be Sure? (La Eterna Seguridad: ¿Puede Usted estar Seguro?) (Nashville: Oliver-Nelson Publishers, 1990), p. 169.

12 Myer Pearlman, Knowing the Doctrines of the Bible (Conociendo las Doctrinas de la Biblia) (Springfield, MO: Gospel Publishing House, 1937), pp. 271, 272.

13 W. E. Vine, An Expository Dictionary of New Testament Words (Un Diccionario Expositivo de las Palabras del Nuevo Testamento) (Old Tappan, NJ: Fleming H. Revell Company, 1966), Vol. 1, p. 295.

14 Clarke´s Commentary of the Bible (el Comentario de la Biblia de Clarke), p. 1254.

15 Ibid., pp. 1274, 1275

 


Regresar a Información sobre religión en Español
Regresar a Alcance Evangelistico


Red: www.alcanceevangelistico.org

Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

Cartas electronicas: pablo@alcanceevangelistico.org