Dieciocho Ejemplos Bíblicos

Dan Corner

Con gran incredulidad hacia una seguridad condicional, el autor de un folleto escribió:
Muéstrame un hombre en la Escritura que fue salvo y después se perdió[1].
La siguiente sección citará dieciocho ejemplos como ese de la Escritura dos del Antiguo Testamento y dieciséis del Nuevo Testamento.

Saúl

De todo Israel, Dios mismo escogió a Saúl para ser el líder sobre su heredad (1 Samuel 10:1 compare 9:16,17). Ya que más tarde aprendemos que Dios rechazó al hermano mayor de David (Eliab) para ser rey porque tenía una condición equivocada en su corazón (1 Samuel 16:6,7 compare 17:28), ¿no estamos seguros en decir que Dios tiene que haber escogido a Saúl para ser rey sobre la base de que su corazón tenía la condición adecuada? ¡Es también inconcebible que Dios hiciera que su profeta ungiera a un hombre no salvo para que fuera el rey de su pueblo!

La Escritura declara que Saúl, en sus primeros días, tenía el Espíritu de Dios sobre él con poder (1 Samuel 10:10). Sin embargo, más tarde Dios dice de este mismo hombre:

Me pesa haber puesto por rey a Saúl porque se ha vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras (1 Samuel 15:11 VRV).
Saúl volvió sus espaldas a Dios. ¿No indica esto claramente que Saúl estaba con Dios antes de ese punto? Muy pronto después Saúl dejó de seguir al Señor, y leemos:
El Espíritu de JEHOVA se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de JEHOVA (1 Samuel 16:14 VRV).
Después de esto leemos sobre el decaer espiritual de Saúl. Su celo hacia David (1 Samuel 18:7-9) le llevó a otros pecados, incluyendo múltiples intentos para asesinar a David (y aun sobre la vida de Jonatán, el propio hijo de Saúl). Ver 1 Samuel 18:11, 19:10, 20:33.

Saúl también ordenó injustamente el asesinato de 85 que vestían el efod de lino e hirió a filo de espada a Nob, el pueblo de los sacerdotes con sus hombres, mujeres, niños e infantes (1 Samuel 22:18,19). La Biblia declara que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él (1 Juan 3:15, VRV).

A pesar de todo esto, algunos aun piensan que Saúl fue salvo hasta el final de su vida ya que Samuel, quien murió salvo, le dijo:

Y JEHOVA entregará a Israel también contigo en manos de los filisteos; y mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos ... (1 Samuel 28:19, VRV )[2]
Es necesario hacer notar dos puntos en conjunto con ese verso. Primero, citar 1 Samuel 28:19 es comenzar muy tarde en el pasaje. Debemos empezar la cita en el verso 16:
Entonces Samuel dijo ¿Y para qué me preguntas a mí, si Jehová se ha apartado de ti y es tu enemigo? Jehová te ha hecho como dijo por medio de mí; pues Jehová ha quitado el reino de tu mano y lo ha dado a tu compañero, David. Como tú no obedeciste a la voz de Jehová, ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso Jehová te ha hecho esto hoy. Y Jehová entregará a Israel también contigo en manos de los filisteos; y mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos; y Jehová entregará también al ejército de Israel en mano de los filisteos (VRV).
En ese punto en el tiempo, Dios se ha convertido en enemigo de Saúl. De acuerdo a Hebreos 10:27, fuego hirviente consumirá a los enemigos de Dios. ¡Saúl sólo tenía un día para vivir, aun así nunca se arrepintió! De hecho, él tomó su propia vida (1 Samuel 31:4). Así que desde 1 Samuel 15:11 hasta el mismo final de su vida, Saúl nunca se tornó a Dios. Por tanto, es imposible que él hubiera escapado el fiero tormento más allá de la tumba, ya que murió siendo un enemigo de Dios.

Segundo, ¡mucha gente fracasa en entender que en los días del profeta Samuel, la gente justa e injusta iba al Hades (o Seol)! Esto se muestra gráficamente en Lucas 16:19-31. Ahí vemos a Abraham el justo y a Lázaro en un lugar de contentamiento y separados por un golfo intransitable del rico, una persona judía que murió en sus pecados y necesitando arrepentimiento. Ese mismo hombre impenitente estaba en un fiero tormento. A la luz de esto, el justo Samuel pudo decir que el injusto Saúl estará conmigo, queriendo decir que él estaría muerto y en el Hades. Pero de acuerdo a otra evidencia de la Escritura, él estaría en el fuego al otro extremo del golfo donde el profeta Samuel estaba.

Saúl es claramente un ejemplo de una persona que una vez siguió a Dios (1 Samuel 15:11), pero que después se apartó al punto en que se convirtió en enemigo de Dios (1 Samuel 2816) y cometió autoasesinato (1 Samuel 31:4,5).

En otras palabras, la Escritura declara que Saúl total y finalmente se apartó de la fe, ¡a pesar de cuánto contradiga eso la Confesión de Westminster[3] y a algunos maestros de UVSSS.

Salomón

Salomón es un ejemplo de una persona que caminó con Dios por décadas. ¡Sin embargo, en sus últimos años, el se apartó de Dios y nunca regresó atrás!
Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; más él no guardó lo que le mandó Jehová (1 Reyes 11:9,10, VRV).
Este mismo hombre tuvo un comienzo poco común con el Señor. Dios le dio una sabiduría increíble para gobernar a Israel y más aun le dio riquezas y honor (1 Reyes 3:12,13). Él también tuvo el privilegio único de construir el Templo. Cuando él terminó su oración al dedicar el Templo, bajó fuego desde el cielo:
Cuando Salomón acabó de orar, descendió fuego de los cielos, y consumió el holocausto y las víctimas; y la gloria de Jehová llenó la casa. Y no podían entrar los sacerdotes en la casa de Jehová, porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová (2 Crónicas 7:1,2, VRV).
En realidad Salomón vio a Dios dos veces (1 Reyes 119), y fue usado para escribir parte de la Biblia. Sin embargo, luego de que este hombre caminó fielmente con Dios por décadas, según envejeció sus mujeres le pervirtieron el corazón de modo que él siguió a otros dioses (1 Reyes 11:4, NVI). ¡Imagínense eso! La verdadera adoración y sacrificio se ofreció a Dios en el Templo que Salomón construyó, sin embargo este mismo hombre fue influenciado adversamente a ir en pos de dioses paganos debido a sus esposas paganas. (¡Gente soltera, recuerden a Salomón y estén advertidos! Cásense solamente en el Señor. Vea también Nehemías 13:26.)

¡El corazón de Salomón se apartó de Dios hacia la idolatría. Ni en el libro de Eclesiastés ni en algún otro lugar de la Biblia hay rastro de prueba que diga que él se volvió a Dios. ¡Ninguno! Si la gente de SSS piensa que lo hay, entonces dejen que ellos provean un capítulo específico y verso que claramente lo diga. Ellos llevan la carga de la prueba para demostrar que Salomón regresó a Dios, pero es imposible probar esto.

Previo a que el corazón de Salomón se apartara de Dios nosotros leemos:

Él será quien me construya un templo. Él será para mí como un hijo, y yo seré para él como un padre. Yo afirmaré para siempre el trono de su reino Israel (1 Crónicas 22:10, NVI).
Esas fueron las palabras dichas a David por un profeta de Dios en relación con Salomón. Por lo tanto, en un punto, Dios fue el padre espiritual de Salomón y Salomón fue el hijo de Dios. Aun así, a pesar de todo esto él fue advertido que si abandonaba a Dios, Dios lo rechazaría para siempre:
Si lo buscas, te permitirá que lo encuentres; si[4] lo abandonas, te rechazará para siempre (1 Crónicas 28:9, NVI).
Es desafortunado, la Escritura demuestra que esta advertencia contra la apostasía no previno que ocurriera.

¡Debido a que Salomón abandonó a Dios, Dios fue fiel a su advertencia y de igual manera lo rechazó para siempre! La fidelidad pasada de Salomón y sus servicios al SEÑOR, como hijo de Dios, no tuvieron ningún peso en lo que Dios le haría si él abandonaba a Dios. Tampoco iba a prevenir esto el hecho de que Dios estaba amándolo (2 Samuel 12:24,25; Nehemías 13:26). En otras palabras, en el SEÑOR no hay antigüedad o seguridad para ningún santo que abandone a Dios por la idolatría.

Los defensores de SSS escriben sobre Salomón:

Sobre el destino de Salomón descansa tal nube y silencio que muchos hombres concluyen que él se perdió por otro lado están aquellos que no creen que él cayó tanto como para perder el favor de Dios y perecer eternamente.[5]
Pero los últimos detalles de la vida de Salomón son mucho más claros de lo que algunos quisieran pensar. Es deplorable, Salomón nunca se arrepintió, porque él trató de impedir la voluntad de Dios al intentar asesinar a Jeroboam, el escogido de Dios para regir a las diez tribus que él iba a arrebatar de su mano (1 Reyes 11:31). Como consecuencia, Jeroboam escapó de Jerusalén a Egipto hasta la muerte de Salomón.
Por esto Salomón procuró matar a Jeroboam, pero Jeroboam se levantó y huyó a Egipto, a Sisac rey de Egipto, y estuvo en Egipto hasta la muerte de Salomón (1 Reyes 11:40, VRV).
¡Si Salomón se hubiera arrepentido después de su intento contra Jeroboam hubiera sido seguro regresar, pero él no estaba seguro mientras Salomón estuviera vivo y Jeroboam lo sabía! Ya que Salomón murió en tal estado espiritual y el Apóstol Juan escribe que ningún homicida tendrá vida eterna (1 Juan 3:15), entonces nosotros sólo podemos concluir que Salomón murió en una condición espiritual perdida. En Revelación 21:8 Dios también indica a dónde irán los idólatras no arrepentidos y los asesinos al lago de fuego.

Por lo tanto, no hay nube o silencio sobre el destino de Salomón, como dicen algunos, excepto para aquellos que rehusan aceptar la evidencia obvia de la Escritura en favor de alguna confesión o doctrina hecha por hombres.

Aun más, decir que Salomón no cayó como para perder el favor de Dios y perecer eternamente es como decir que uno puede ser un idólatra no arrepentido (y homicida) que no irá al lago de fuego, lo que es claramente un antitésis de lo que Dios dice (Revelación 21:8).

Esta información sobre Salomón, quien totalmente y finalmente cayó fuera de la fe, también muestra que ciertos versos del Antiguo Testamento que alegadamente muestran que el creyente es [incondicionalmente] guardado por el Señor han sido interpretados incorrectamente. De forma usual, se citan los versos de Salmos 37:24,28.[6] Robert Morey es otro defensor de SSS que hace la misma interpretación incorrecta del Antiguo Testamento.[7] Si esas Escrituras realmente enseñan que nosotros estamos guardados por el Señor incondicionalmente, ¿por qué esto no obró para Salomón? ¡El libre albedrío del hombre y las responsabilidades humanas después de su salvación tienen que ejercer un rol en que la persona sea guardada por el Señor, como el ejemplo de Salomón demuestra si el libre albedrío del hombre no pudo entonces Salomón hubiera permanecido fiel, aun cuando Dios no quiere que nadie perezca y él nunca falla!

La vida de Salomón (así como la de Saúl) también refuta un concepto diferente sostenido por los maestros de SSS (forma moderada) como lo que es enseñado por Kennedy:

Esa persona puede caer en pecado ocasionalmente, pero él no vivirá en ese pecado (itálicas son suyas).[8]
Luego de que él se apartara de Dios, Salomón, al igual que Saúl, continuó viviendo en pecado hasta el final de su vida natural. Por lo tanto, las aseveraciones dogmáticas sobre lo contrario tienen que ser rechazadas:
Nadie puede señalar a alguien que indiscutiblemente fue un creyente verdadero y quien permanentemente fue apóstata.[9]

Aquellos que Creyeron por un Tiempo

Jesús comunicó los secretos del reino a los salvos mediante parábolas (Mateo 13:11-15; Lucas 8:9,10). Algunas de estas parábolas son muy destructivas para SSS, especialmente la llamada Parábola del Sembrador la cual se encuentra en todos los tres evangelios sinópticos (Mateo 13:3-9 compare con 13:18-23; Marcos 4:3-8 compare con 4:14-20 y Lucas 8:5-8 compare con 8:11-15).

Esta parábola es sólo una de dos para las cuales el Señor ofrece una interpretación. (La otra parábola que el Señor interpreta es la Parábola de la Cizaña).

En la Parábola del Sembrador, el Señor habló de cuatro tipos de personas que han escuchado la Palabra de Dios. De estos cuatro tipos:

Tipo A nunca se salva la semilla nunca produce una planta.

Tipo B es el que enfatizaremos en detalle, aquellos sobre la roca.

Tipo C es la persona que escucha la palabra de Dios, pero su productividad hacia Dios es ahogada por los espinos las preocupaciones de su vida y el engaño de la riqueza.

Sólo la persona Tipo D tiene un corazón parecido al buen terreno que produce cosecha cien, sesenta o treinta veces sobre lo que fue sembrado.

En referencia a la persona Tipo B que fue mencionada en la Parábola del Sembrador, Jesús dijo en Lucas 8:13:

Los que están sobre las piedras son los que reciben la palabra con alegría cuando la oyen, pero no tienen raíz. Éstos creen por algún tiempo, pero se apartan cuando llega la prueba (NVI).
¿Por qué Jesús dijo que ellos no tienen raíces? ¿Qué quiso decir Jesús con cayeron? ¿Qué es el tiempo de la prueba? ¿Qué significa creer por algún tiempo?

Vamos a contestar estas preguntas en orden inverso. Primero, creer por un tiempo tiene que significar que la persona que oye la palabra de Dios (también llamada el mensaje sobre el reino, Mateo 13:19) ciertamente y genuinamente tuvo fe salvadora. Nosotros tenemos que concluir esto ya que la vida se produjo en este tipo de persona por la palabra de Dios a través de su fe personal, a diferencia del Tipo A que nunca creyó y como consecuencia nunca fue salvo. En referencia al Tipo A, Jesús dijo:

Los que están junto al camino son los que oyen, pero luego viene el diablo y les quita la palabra del corazón, no sea que crean y se salven (Lucas 8:12, NVI).
La palabra de Dios (semilla) nunca produjo vida en la forma de una planta para el Tipo A porque esta persona nunca creyó. Si esa persona hubiera creído hubiera sido salvo. Pero este no es el caso para la persona Tipo B.

La persona Tipo B escucha la palabra y la recibe con regocijo (Mateo 1320). Además, no puede haber una duda legítima de que este tipo de persona crea o no, ya que Jesús claramente indicó que este tipo de persona creyó, a diferencia del Tipo A. Él dijo que ellos creerían por algún tiempo.[10] ¡Por favor note que el Señor usó la misma palabra griega (pisteuo) en Lucas 8:13 para creer que la que usó en el verso 12 en el cual la persona Tipo A no tenía salvación!

Aun más, con relación a la persona Tipo B, ese dura sólo por poco tiempo (Mateo 13:21). Así que, otra vez, había una vida espiritual verdadera en ese tipo de persona, pero no continuó, de acuerdo a Jesús. Esta es la interpretación de Jesús de la parábola. ¡Por lo tanto, no está abierta a otra posible interpretación! Así que, el hombre tenía fe personal la cual produjo vida espiritual por un periodo de tiempo. Si tal persona hubiera muerto físicamente mientras estaba todavía creyendo y antes de apartarse, hubiera entrado en el reino de Dios.

¿Qué es el tiempo de la prueba? La respuesta puede ser encontrada en Mateo 13:21:

Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, en seguida se aparta de ella (NVI).
En otras palabras, la molestia y persecución por vivir de acuerdo a la voluntad divina causó que la persona Tipo B dejara de creer, lo cual como consecuencia terminó su vida espiritual. Esto se demuestra por la planta que se seca y muere. Para comenzar, no es que la persona nunca creyera, pero la molestia y la persecución debido a la palabra afectó adversamente a este tipo de persona para que no continuara creyendo y se mantuviera vivo. Entonces, la molestia y la persecución debido a la fe verdadera siempre vendrá hacia aquellos que creen. Pablo está de acuerdo:
Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución (2 Timoteo 3:12 VRV).
Estimado lector, si usted es un verdadero Cristiano, la persecución le llegará como una prueba. De acuerdo a Lucas 8:13, la persecución por vivir de acuerdo a la voluntad divina es su tiempo de prueba. Esto puede venir en forma de burla o al ser excluido por otros (Lucas 6:22,23). Pero cuando llega, no importa su forma, no deje que le destruya espiritualmente como ha destruido a muchos.

¿Qué significa apartarse? Si lo comparamos con Lucas 8:6 a 8:13, notaremos que Jesús dijo las plantas se marchitaron cuando ellos cayeron. En otras palabras, cuando las plantas se marchitaron (o murieron) fue que la gente cayó. ¡Nosotros no podemos morir a menos que primero tengamos vida! Por lo tanto, de acuerdo a las enseñanzas de Jesús, uno tiene que ser salvo primero antes de que pueda caer.

También, la misma palabra griega traducida como marchitado en Lucas 8:6 es usada en Juan 15:6 lo cual es lo que pasa a las ramas que son cortadas de la Viña. Jesús nos dio ambos pasajes y usó esta palabra con el mismo sentido en esto dos lugares para querer decir morirse espiritualmente, lo cual él expresó como caer en Lucas. Otra vez, esto ocurre cuando una persona deja de creer. Así que es claramente posible perder la fe completamente, aunque SSS niega esto:

Aun más, la pérdida completa de fe es solamente una teoría. Dados los propósitos declarados de Dios en la vida del creyente, nosotros no pensamos que sea una posibilidad genuina.[11]
Para finalizar, en Marcos 4:17 y Juan 16:1, Jesús usó la palabra skandalizo, la cual la NVI traduce como flaquean. La última referencia estuvo dirigida claramente a los que fueron salvos:
Todo esto les he dicho para que no flaquee su fe (Juan 16:1 NVI).
Así que lo que nosotros leemos de la persona Tipo B en la Parábola del Sembrador en Marcos 4:17 es lo que Jesús enseñó más tarde que posiblemente le pueda ocurrir a los verdaderos Cristianos, a saber ¡a sus discípulos!

Esta es una refutación clara y poderosa del Señor Jesús mismo a lo que fue escrito por Juan Calvino (John Calvin), quien negó que un Cristiano pudiera apartarse:

Aun más, no se puede dudar, que desde que Cristo ora por todos los elegidos, pide por ellos lo mismo que pidió por Pedro que su fe no fracase (Lucas xxii. 32) Por tanto inferimos, que no hay ningún peligro de que puedan caer ...[12]
¿Qué quiso decir Jesús con ellos no tienen raíz? (La traducción al inglés del NASB dice no tendrán raíz firme, itálicas son suyas). Para entender lo que el Señor quiso decir con esto, tenemos que observar que hubo una verdadera planta que brotó rápidamente. Después de un período de tiempo, esa misma planta murió. En otras palabras, la planta no resistió. Esto se asemeja al tipo de creyente que después de su regeneración no continúa con el Señor. Esto es lo que el Señor quiso decir con ellos no tienen raíz.

Los defensores de SSS usualmente se refieren a Mateo 13:20 excluyendo totalmente a Lucas 8:13 y tratan de forzar una interpretación consistente con su doctrina para aquellos en la roca, esto es, ellos dicen que este tipo de persona sólo tuvo una fe falsa o temporera que nunca fue genuina.

Es crítico saber que para los defensores de SSS, una fe temporera significa una que nunca produjo regeneración. Como ya hemos probado, la vida espiritual existió por un tiempo en esas personas. Por lo tanto, pasaron de la muerte a la vida, y luego otra vez a la muerte como lo demuestra la semilla produciendo vida que más tarde murió al punto de la incredulidad.

No hay manera de saber cuánta gente que hemos observado personalmente en nuestra generación que fueron verdaderamente salvos, cayeron luego ante nuestros propios ojos, de acuerdo a las enseñanzas de Jesús. Por supuesto, para proteger a SSS esto se niega categóricamente con un simple, para comenzar nunca fueron salvos. Aun cuando es cierto que algunos nunca fueron salvos, como el Tipo A en la parábola, o aquellos mencionados en Mateo 7:21-23, la persona Tipo B se salva, pero no continúa creyendo (manteniéndose vivo espiritualmente). Por tanto, esta respuesta de SSS no aplica aquí.

Parece que Pablo tenía una preocupación divina en mente con lo que le pasaría a la persona Tipo B cuando él escribió:

Así que le enviamos a Timoteo, hermano nuestro y colaborador de Dios en el evangelio de Cristo, con el fin de afianzarlos y animarlos en la fe para que nadie fuera perturbado por estos sufrimientos. Ustedes mismos saben que se nos destinó para esto, pues cuando estábamos con ustedes les advertimos que íbamos a padecer sufrimientos. Y así sucedió. Por eso, cuando no pude soportarlo más, mandé a Timoteo a indagar acerca de su fe, no fuera que el tentador los hubiera inducido a hacer lo malo y que nuestro trabajo hubiera sido en vano (1 Tesalonisences 3:2-5, NVI).
A propósito, para ser una persona Tipo D (la que tiene un buen corazón que produce cosecha por la palabra de Dios), usted necesita: (1) soportar los problemas y la persecución por vivir devotamente; y

(2) no permitir que las preocupaciones de la vida, riquezas, placeres y deseos por otras cosas ahoguen su productividad (Marcos 4:19, Lucas 8:14).

Lucas 8:15 es más claro en describir la persona Tipo D:

Pero la parte que cayó en buen terreno son los que oyen la palabra con corazón noble y bueno, y la retiene; y como perseveran, producen una buena cosecha (NVI).
La palabra perseverando implica adversidad. Pablo fue un ejemplo de este tipo de persona. Él enfrentó mucha adversidad (2 Corintios 6:4-10, 11:23-27, etc.) pero se mantuvo fiel a Dios.

Demas

Demas era el compañero de viaje del Apóstol Pablo (Colosenses 4:14, Filemón 24). Ellos trabajaron juntos, soportando varios problemas y persecución, para extender el reino de Dios. Esto habla bien de Demas en ese momento, pues Pablo era muy selectivo y cuidadoso con quien él laboraba para el Señor. Esto es aparente ya que el rechazó a Juan (también llamado Marcos) por su pasada infidelidad. (Hechos 15:37-41).

Sin embargo, en la última carta de Pablo antes de su martirio, él le informó a Timoteo sobre el siguiente cambio en Demas:

Pues Demas, por amor a este mundo, me ha abandonado y se ha ido a Tesalónica (2 Timoteo 4:10, NVI).
La traducción expandida de Wuest lee:
Demas me defraudó, habiendo puesto un gran valor en esta era presente y por tanto llegó a amarla.
Esta traducción claramente indica que cuando Demas partió del lado de Pablo:

(1) Él amaba este mundo lo que le causó abandonar a Pablo [¡El griego demuestra que aquello que Demas comenzó a amar es aquello de lo cual Satanás es dios! (2 Corintios 4:4)!]

(2) Él no amaba el mundo de esta manera en el principio de su vida Cristiana. En otras palabras, la condición de su corazón fue diferente en el momento en que Pablo escribió su última carta. Es aparente que Demas no guardó su corazón (Proverbios 4:23). De alguna manera él fue engañado lo que naturalmente afectó su comportamiento.

Al recordar todo esto sobre Demas, deje que la Escritura le hable a usted sobre él de una manera más extensa:

No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre (1 Juan 2:15, NVI).
La seriedad de no amar al Padre es evidente desde Santiago 1:12, 2:5 y Juan 5:42. En otras palabras, esto refleja que uno no se salva cuando uno no ama al Padre. Demas degeneró a este estado.

Efesios 2:1,2 continúa diciendo:

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.
La palabra traducida corriente (aion) es la misma paalbra encontrada en 2 Timoteo 4:10, lo que es también lo que Demas llegó a amar. ¡La palabra traducida mundo (kosmos) es la misma palabra encontrada en 1 Juan 2:15.

Santiago 4:4 suplementa todo esto al añadir:

¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios (NVI).
Santiago estaba, en parte, escribiendo a un grupo de adúlteros espirituales. (Compare esto con Jeremías 3:20 y Ezequiel 6:9.) Note que Santiago declara que uno puede convertirse en un enemigo de Dios [otra vez].

Otras traducciones similares dicen:

¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios (VRV).
Una persona es salva o no es salva; está con Jesús o en contra de él; es un hijo de Dios o un enemigo de Dios. Ahora bien, para que uno se convierta en un enemigo de Dios tiene que implicar que, justo antes de su condición espiritual era un hijo de Dios. No hay otra condición espiritual en la cual estar. ¡Santiago 4:4, por tanto, significa que los tales van desde enemigos de Dios hasta hijos de Dios a enemigos de Dios otra vez! Hebreos 10:27 le añade a esto diciendo:
... el fuego ardiente que ha de devorar a los enemigos de Dios (NVI).
Así que si uno se convierte en un enemigo de Dios desde su condición espiritual previa siendo salvo, entonces no puede volver a ser salvo otra vez y el fuego ardiente está esperándole, a menos que se arrepienta.

Santiago cita en una forma condensada lo que le ocurrió a Demas, esto es, un cristiano puede llegar a amar al mundo y demostrarse a sí mismo que ya no es salvo. Esta es la respuesta también para aquellos que dicen, basado en el Antiguo Testamento, que Cristo está casado con el reincidente pero fallan en decir:

Y vio también que yo había repudiado a la apóstata Israel, y que le había dado carta de divorcio por todos los adulterios que había cometido (Jeremías 3:8, NVI).
segue leyendo

www.alcanceevangelistico.org

Dirección: Difusión de las Buenas Noticias, P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

web statistics